2 de octubre de 2012

Bienvenido octubre!

Faltan dos meses para que termine el año (si optamos por ignorar las "profecías mayas"), y en la calle se percibe otro ritmo. Hay más agitación, más movimiento. Como el nuestro es un país altamente impredecible, en dos meses puede suceder cualquier cosa, pero de todas maneras cada uno, en su fuero íntimo, está pensando cómo se nos fue el año, qué rápido pasa el tiempo, y todas esas cosas que solemos decir en estas ocasiones. Los estudiantes, con sus fotocopias y apuntes a cuestas, seguramente estarán rindiendo parciales, preparando materias, agotados ya por lo que implica el segundo cuatrimestre. Los asalariados, por su parte, estarán pensando en cómo hacer para que sus ahorros (si es que los hay) no se evaporen a velocidad fugaz. Todos los meses llega la "revistita" de Hendel o de Peralta y la gente mira los electrodomésticos haciendo números, viendo si puede comprar algo en cuotas. Renovar el lavarropas que está todo oxidado, o la heladera que ya no enfría una mierda. No faltará mucho para que empiecen a promocionar ventiladores y equipos de aire acondicionado. 

Este verano será duro para quienes deseen irse de vacaciones. Además del quilombo del dólar, los alquileres de departamentos en la Costa Atlántica sufrieron  un importante aumento. Para aquellos que tengan la posibilidad de hacerlo, una buena opción sería agarrar el auto y salir hacia circuitos turísticos no tradicionales, pueblitos perdidos en el medio de la nada, tranquilos... desenchufarse, salir del chusmerío, de la mufa, de la mala onda, de la gente envidiosa, de todo lo que nos hace mal. Ese es mi humilde consejo. Punto final. 

Disco recomendado del día: 

Juanes, "MTV Unpluggued" (2012, Universal Music)

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...