30 de octubre de 2012

Querido octubre de 2012

Se va terminando este 2012...que para algunos trajo muchas gratificaciones y para otros sólo frustración y desconsuelo. Debo decir que este año no lo recordaré de la mejor manera, porque tuve que lidiar con muchas cosas que por momentos se me fueron de las manos, atacando varios frentes a la vez. Se me pasó bastante rápido entre el trabajo y el estudio (estaba cursando una carrera terciaria que no terminé, y la verdad es que no me convencía). En las últimas semanas me encontraba viviendo una vorágine demasiado estresante con el tema de las mesas de examen, que se suceden casi sin dar respiro. Tenía ganas de escribir algo antes de que termine octubre, por ningún motivo en particular, sino por el hecho de seguir en contacto aunque quizás no haya mucho para decir. Tuvimos muchos días de lluvia últimamente, de hecho, el registro de lluvias interanual duplicó al de 2011. Probablemente sólo recordemos todo lo bueno y lo malo que nos sucedió en este año cuando los noticieros, los días previos al brindis, ofrezcan su tradicional "anuario" con los hechos que consideran más sobresalientes. En el plano deportivo, uno de ellos ha sido los Juegos Olímpicos de Londres, pero hay muchos más que han ido desdibujando en el paisaje de lo cotidiano. 

Todavía me parece un chiste pensar que Argentina fuera nominada para ser sede de los JJ. OO., durante los años del menemismo, mientras la gente se cagaba de hambre, y muchos de nosotros -hay que reconocerlo- vivíamos "en una burbuja". Si se gastaron fortunas para el Mundial '78, imagínense lo que hubiera significado adaptar las instalaciones de la ciudad de Buenos Aires para el mayor evento deportivo del mundo. Los años del menemismo los recuerdo con nostalgia, porque era un adolescente y aún no estaba en conocimiento de todo lo que estaba sucediendo. La primera vez que voté, de hecho, fue en 1997, y no lo hice por el Turco. Nadie nos enseñaba nada, ni a cortar boleta, ni sabíamos a quiénes estábamos eligiendo. Votar por primera vez siempre despierta cierta satisfacción, pero cuando pasa el tiempo es inevitable pensar si tu sufragio sirvió para algo, porque en realidad fuiste uno más del montón   

Pero me estoy yendo de tema: Lo que sí recuerdo, es que para 1998 la recesión se empezó a notar, y si bien el "1 a 1" siguió un par de años más, cada vez había más gente sin laburo. Hoy por hoy, es algo que todos sabemos que ocurrió, pero en aquella época uno lo vivía distinto. Yo mismo necesitaba trabajar, y con 18 o 20 años, es frecuente que la gente se aproveche de vos y te explote te pagándote dos mangos. Y lo padecí, como así también situaciones de maltrato laboral.  Hay excepciones, por supuesto, pero son sólo eso: excepciones. 

Sea como fuere, procuremos rescatar algún logro personal de este año, que por modesto que se trate, seguramente está flotando en el aire y vamos a poder advertirlo haciendo memoria de las hojas que hemos desandado del almanaque. No me caben dudas de que será así. Nos estamos viendo pronto. Punto final. 

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...