4 de octubre de 2012

Original y copia

Supuestamente, fotocopiar libros es un delito pues constituye una violación de la Propiedad Intelectual. Pero yo quisiera que alguien me explique, con argumentos sólidos, qué sentido tiene comprar un libro original (cuyo costo no baja de cien pesos) para leer sólo un capítulo. Además, manipular una fotocopia representa un comportamiento diferente al que uno tiene con el libro. Porque el libro impone respeto: no se lo subraya, no se lo marca con resaltador fluorescente, no se hacen notas al margen. En cambio, como la copia es mucho más barata, uno puede tomarse esas atribuciones que, dicho sea de paso, facilitan el estudio de un texto académico. 

En un sentido amplio, lo de los objetos truchos es todo un tema, porque soy fáciles de conseguir en cualquier parte. No hace falta siquiera viajar hasta La Salada u otras "megaferias" de lo ilegal. Nadie quiere pagar más por algo que se asemeja al objeto original y que cumple la misma función de manera eficiente. Yo no me compraría un par de zapatillas truchas, por ejemplo, porque camino mucho durante el día y necesito un calzado durable. Pero las películas truchas en DVD, por ejemplo, han destruido a las cadenas de videoclubes como Blockbuster. Los mismo sucede con la industria discográfica. En la Argentina, al menos por ahora, nadie va a pagar un centavo por bajar un tema en mp3, como ocurre con el servicio que brinda Itunes. Hay músicos que consideran que la piratería es la encarnación del demonio y otros que aceptan y permiten que se pirateen sus discos. Definitivamente, aceptar pagar por algo que se puede conseguir gratis no suena muy razonable, salvo que dicha acción sea ilegal o que disminuya la calidad del producto. No les parece? Les dejo la pelota picando para que lo piensen.


El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...