12 de agosto de 2013

El día después de las PASO

Finalmente, como es de público conocimiento, en estas Elecciones Primarias Sergio Massa se impuso sobre Insaurralde por cerca de 5 puntos. Yo no lo voté: de hecho, corté boleta y lo hice solamente en el orden local, dado que tengo cierto conocimiento de la idoneidad (o no) de los candidatos de mi ciudad. Pero volviendo a "Massita", como lo calificaba despectivamente Néstor Kirchner, creo que la gente no lo votó por convicción, sino porque se oponía al Gobierno. Lo que se suele denominar "voto útil". Tampoco me parece que Massa haya sido votado por las clases altas o que gozan de ciertos privilegios. Si nos tomamos el trabajo de analizar los distritos en los que ganó, veremos que se trata de municipios humildes y postergados, con excepción de Vicente López, Tigre o San Isidro. La pregunta que muchos se hacen ahora es si Massa puede ser un "presidenciable". Ante todo, deberá ratificar la buena elección que hizo en las PASO cuando lleguen las legislativas del 27 de octubre. Y luego habrá que ver con qué sectores del establishment logra sustentar su candidatura para 2015. Como todos sabemos, nadie llega a la Presidencia sin el apoyo de los empresarios e industriales, que son los que generalmente ponen la guita para financiar la campaña. O algún venezolano radicado en Miami como Antonini Wilson que ponga 800.000 billetes verdes.

 Insaurralde sigue siendo un desconocido para la mayoría de los bonaerenses, en tanto que Massa fue Jefe de Gabinete e Interventor de la ANSES, entre otros cargos. Podemos coincidir en que Tigre es un municipio "cheto", y que Massita supo seducir al electorado desde la Intendencia que aún ocupa, con espectáculos musicales y deportivos, eventos culturales, y mucho glamour. Pero insisto, no sólo fue votado por la "gente bien", sino por todos aquellos que lo vieron como la alternativa más fuerte para castigar al Gobierno al sentirse desencantados con los resultados de esta supuesta "década ganada". Desde el Frente para la Victoria sostienen que Massa es el candidato de las corporaciones. O de la "corpo", como les gusta decir a los K. Debo admitir que no me gustó para nada, como lector de diarios, el apoyo indisimulable que Massa obtuvo del Grupo Clarín y La Nación, que rápidamente lo ungieron como el elegido para romper con el modelo. Todavía hoy, siendo un adulto, me pregunto tras el resultado de los comicios si será cierto aquello de que "el pueblo nunca se equivoca". Massa hizo una campaña inteligente, supo capitalizar el descontento social y se mostró conciliador. El estilo que está en boga por estos días indica que hay que evitar las chicanas políticas y mostrar un discurso uniforme. Veremos qué sucede en octubre. A pesar del aluvión de votos que obtuvo, lo cual no deja de ser alentador, para mí Massa sigue siendo una incógnita. Punto final.

Debut 2024

Hoy retomé la nueva temporada del programa de TV: Quién iba a decir que llegaría a tener 5 años de continuidad entrevistando a vecinos de Lo...