5 de agosto de 2013

Las "sonrisas de dentífrico" de los candidatos

Se demoró un poco, pero aquí tienen ante ustedes el primer post de agosto. En estos días previos a las PASO, el bombardeo de spots publicitarios de los partidos políticos ha sido incesante. Siempre consideré que en estas instancias, cuando los candidatos están en campaña, salen a relucir las miserias de la política y los discursos vacíos que ni siquiera son tales. En realidad, son eslóganes, frases hechas que queda bien declamar en público, como por ejemplo que "estamos muy preocupados por la seguridad", o "este modelo nacional y popular ha permitido un crecimiento nunca antes visto". Por supuesto, yo no sé que haría si fuera candidato, seguramente repetiría las mismas boludeces que hoy estoy criticando. Pero no nos digan lo que hay que hacer, que ya lo sabemos todos: digan cómo lo van a hacer. Pónganse las pilas de una vez, porque al electorado lo podrán engañar una o dos veces, pero la gente tiene memoria y sabe quién fue Domingo Cavallo, el mismo que hoy tiene la caradurez de postularse como candidato a Diputado en Córdoba. Queda la incógnita de saber cuántos menores de 18 años votarán en esta experiencia novedosa a la cual yo me opuse desde el primer momento, como sabrán quienes han estado leyendo el blog. Lo que me pareció una vergüenza fue el uso electoralista que hizo el Frente para la Victoria de una foto del Papa con Cristina y el ignoto Insaurralde, pegando afiches por todo Buenos Aires. Lo más probable es que ganen las elecciones, pero me pregunto si hacía falta caer a recursos tan bajos. Punto final.

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...