22 de febrero de 2013

De regreso al blog en una noche de viernes

Viernes por la noche en la ciudad. Debo reconocer que este mes he actualizado el blog esporádicamente, no con la frecuencia habitual. A veces me ocurre que surge una idea y ya estoy acostado en la cama, con lo cual encender la compu y ponerse a escribir no parece el mejor plan. Pero sin lugar a dudas, las mejores ideas se me ocurren por la noche. El resto del día se vive demasiado "intoxicado" por la pantalla de los canales de noticias, y a veces uno cede a la tentación de hacer algún comentario sobre un hecho puntual. Por citar un caso, hoy se cumple el primer aniversario de la Tragedia de Once, pero considero que ya está todo dicho. ¿Qué se puede agregar, más allá del pedido de Justicia y de que los responsables cumplan con su condena? Hay reclamos tan unánimes que no vale la pena ser redundante. Es una cuestión de sentido común. 

Tema dos: nos falta memoria a los argentinos, y sobre todo hacernos cargo de lo que hacemos. Cuando elegimos Presidente, estamos eligiendo un modelo de país. Por supuesto que el candidato que gane nos puede cagar o no cumplir con su propuestas, pero ese no es su problema. Digo esto porque ahora todos se rasgan las vestiduras con la inflación (que ciertamente es alta), y olvidan que en la década del '90 Menem fue reelecto precisamente porque logró mantener los precios estables con el célebre "1 a 1" de la Convertibilidad. Y ahora resulta que si uno hace una encuesta o un relevamiento casero, pareciera que a Menem nadie lo votó. ¿Cómo es posible que siempre sean los mismos tipos los que quedan bien parados ante la sociedad mientras quienes dicen la verdad son hostigados por su forma de actuar? Algo no está funcionando bien, eso está claro. Hay cosas que deberían  darnos vergüenza, pero no haber votado a tal o cual candidato. Al menos, si es que lo hicimos convencidos de que era la mejor opción en ese momento. Ahora estamos transitando otra etapa, otro modelo, que también tiene sus deficiencias. El cepo cambiario, las restricciones a las importaciones, el congelamiento o control de precios, son medidas que no van a tener ningún resultado positivo. Pero la gente ha elegido a Cristina, de manera que esto seguirá así, al menos hasta 2015. Punto final. 

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...