7 de febrero de 2013

Los fantasmas del pasado

¿Qué joda, no? El Gobierno dispuso un congelamiento de precios por 60 días para los alimentos y casi de inmediato comenzaron a desparecer los productos de los comercios. No me estoy guiando por los títulos de Clarín: lo vi hoy en el supermercado. Se trata, evidentemente, de una maniobra especulativa para que, concluido el plazo acordado con los supermercadistas, puedan remarcar los precios al valor que deseen. Productos esenciales para el consumo familiar, como el aceite y el azúcar, sólo se venden de a dos o tres unidades como máximo por persona. Un economista hablaba ayer en la tele de las similitudes que tiene este precario plan del Secretario Moreno con el famoso "Plan Primavera" del gobierno de Alfonsín, último manotazo antes de que la inflación se desbocara. Yo no entiendo mucho de economía, pero el kirchnerista acérrimo apuntará a "las grandes empresas" o a "las grandes corporaciones" como formadoras de precios. Y cuando uno habla sobre la inflación que se vive a diario, los K argumentan que ha sido un común denominador de todos los gobiernos. Cambiando de tema, no me gusta discutir, y menos con un kirchnerista. Algunos de ellos están convencidos de que este "modelo" es el mejor de los últimos años, pero a mi criterio son incapaces de diferenciar entre no estar de acuerdo con determinadas políticas de Estado y ser opositor. Ellos argumentan que "no hay referentes de la oposición", y eso es cierto, pero no por ello nos vamos a tener que resignar a este estado de cosas. Cristina no podrá gobernar para siempre, no estamos viviendo en una monarquía, está cumpliendo su segundo mandato y es tiempo de darle la oportunidad a otros dirigentes, sean éstos peronistas o no. 

Reitero lo dicho: la oposición está lejos de conformar aún una alternativa de gobierno, pero por favor, no hagan más alianzas para juntar votos, porque me hacen acordar a la desastrosa experiencia de la Alianza de De la Rúa cuando asumió en 1999. Macri y Scioli tienen aspiraciones presidenciales, aunque este último no las haga públicas muy frecuentemente. La ambición por el poder es la que nos está llevando al abismo. Aquello que los Kirchner le criticaban a Menem en el '99, cuando pretendía la "re-reelección", es lo mismo que pretenden ahora que ostentan el poder. Y digo los Kirchner porque aunque Néstor murió, está su hermana Alicia (Ministra de Desarrollo Social), y su hijo Máximo (un vago mantenido y referente de La Cámpora). La Presidenta debería dejar de "discursear" pro Facebook o Twitter y brindar una conferencia de prensa en serio, con acceso a todos los medios nacionales y del Exterior. Me parece que sería un gesto muy valorado. Punto final.

Cuando lo insólito se vuelve costumbre

  Tenía la intención de escribir una nueva nota antes de que finalizara febrero, pero no fue posible. Simplemente no encontraba los horarios...