21 de julio de 2021

Cuando se habla de los supuestos "vagos" que no son tales

 "Son vagos"

"No quieren laburar, ¿Por qué no investigan?". 

¿Cuántas veces he escuchahdo frases como éstas que no se ajustan a la realidad? ¿Y en particular, si son dirigidas a periodistas, no sólo lobenses? En esta ocasión voy a hablar por mí (algo que no me agrada, pero bueh...). No tengo horario. Muchas veces he salido de mi casa al mediodía y he vuelto entrada la noche. Cuando hay que cubrir las elecciones, estoy al 100 %, primero cubriendo la previa desde las 8 de la mañana, luego un impasse hasta las 18 hs (cuando cierran los comicios) y obviamente me quedo ahí en algún búnker hasta que se conoce el resultado final. Y una vez de regreso, con todo el material, me toca desgrabar, editar y seleccionar las fotos, renegar cuando las cosas no salen como yo quisiera. Y previamente, durante el tiempo que dura la campaña electoral (entre dos o tres meses), tenés que multiplicarte por diez para estar en todos lados. 

Me he perdido compromisos familiares por tener que cubrir notas intrascendentes que ni siquiera merecían la pena ser publicadas. Y reniego no por mí, sino por respeto a los lectores, que se merecen lo mejor. Por supuesto que no me creo más que nadie, a muchos vecinos también les sucede lo mismo, cada uno en su rubro. No me quejo porque es mi vocación y lo que amo hacer. Tal vez si sumo las horas diarias de trabajo, no lleguen a ocho, pero estoy todo el tiempo pendiente de cualquier noticia que pueda surgir. Y como la computadora que tengo no es infalible, más de una vez entra en tilda o se cuelga y te desesperás porque tenés un montón de notas por cargar y la única forma de hacerlo es con el celular, algo sumamente engorroso y que demanda mucho tiempo de corrección, obviamente porque la pantalla es más pequeña. Pero esos prejuicios, se hacen extensivos a mucha gente que labura más de lo que los demás creen. Cuando alguien no encuentra un albañil o un plomero, lo primero que dice es eso. Lo que debés entender, es que no están disponibles las 24 horas para satisfacer tu requerimiento. Conozco personas que podrían entrar en la categoría de "vagos", pero se da en casos muy evidentes, cuando ves a un tipo en un bar  tomando café a cualquier hora del día o haciendo sociales con otros de la misma calaña. En cuanto a investigar, también lleva tiempo, y no voy a tirar un rumor sin chequearlo para después comerme un juicio que nadie me va a pagar, además de que sería un acto irresponsable. Eso no significa que el periodismo no deba ser "jugado" y comprometido, una caja de resonancia del pulso de la sociedad. 

"Investiguen", dicen ellos, que están calentitos en su casa boludeando en las redes sociales sin otra cosa mejor que hacer. Si yo publicara todo lo que me dice la gente en la calle, me metería en quilombos, no por cobardía, sino porque muchos te quieren hacer "pisar el palito". Lo que en la jerga se llama pescado podrido. Y si vos conseguís primicias porque vendiste tu alma al poder político de turno, hacé tu juego, pero recordá que nada es eterno, ni siquiera el poder, y cuando se dé vuelta la torta vas a quedar descolocado. Porque, de tanto hacer lobby encubierto por el oficialismo, cuando asuma uno de otro palo, te lo van a hacer pagar. El primer efecto inmediato es que las primicias las van a tener otros. Y seguramente habrá en esa instancia otro medio que sea afín a ese nuevo gobernante, como pasa en todos lados.

 El problema de esta dirigencia que tenemos, es cuando se acostumbran a leer "el diario de Yrigoyen", y desestiman (o subestiman) al resto. Se creen sus propias mentiras. Porque viven con la realidad que ellos mismos inventaron y que ven plasmada en la hoja de un diario, en una radio, o en un portal de Internet. Como Lobos todavía cuenta con varios medios y maneras de informarse, el vecino podrá tomar como valedero lo que aparece en una publicación oficialista, pero confío en que no perderá el espíritu crítico. El día que eso ocurra, estamos jodidos. Porque si vos tomás lo que aparece publicado y no indagás, te engañás a vos mismo. Dicho de otra manera: no es sólo ese periodista tendencioso (hablando a un nivel macro) el que te está estafando con info trucha, sos vos el que no hacés el mínimo ejercicio mental para ocuparte a indagar y/o investigar, que es lo mismo que le estás cuestionando al periodismo. Es más, hasta hay una página muy útil, que se llama "Chequeado", y que te ahorra el trabajo. El mismo trabajo que algún lector perezoso no quiere hacer y que se desayuna con "el diario del lunes". Punto final.

No hay comentarios.:

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...