7 de marzo de 2013

Días de radio....

Hola, gente! Aquí me tienen, actualizando el blog luego de algunos días de ausencia. Siempre me gustó escuchar radio por la mañana, o cuando estoy desvelado, pero la verdad es que las opciones que nos ofrece la radio AM no resultan muy alentadoras: el canalla de Mauro Viale, el impresentable de Chiche Gelblung, Víctor Hugo Morales, otro pájaro del mismo plumaje como Longobardi... por eso elegí escuchar "El sillón de Rivadavia", por Radio Rivadavia (AM 630), una suerte de magazine matinal conducido por Ricardo Guazzardi que lleva 28 años en el aire, lo cual no es poco. Debo decir que es lo más decente que pude encontrar recorriendo el dial. El formato es similar al resto de los programas (ya no hay mucho que inventar), pero tiene buenos columnistas y eso hace que el desarrollo del ciclo sea ameno. De madrugada, cuando no me puedo dormir, prefiero escuchar música con el reproductor de mp3 o poner algún CD. En esas horas donde la mayoría de la gente descansa, la radio está plagada de pastores, curanderos y chantas que venden amuletos a cambio de resolver problemas afectivos o económicos. Obviamente, compran el espacio en las distintas emisoras, lo cual nos da un indicio de que facturan mucha guita estafando a la gente como para tener lugar en una radio reconocida. 

Radio Nacional es lo peor de lo peor. A veces intento escuchar algún programa pero es más fuerte que yo: todos son elogios a la gestión kirchnerista/cristinista. Y muchos periodistas que años atrás se decían independientes, hoy han encontrado cobijo en ese nido de ratas. La autodenominada "Radio Pública" es de todos, razón por la cual deberían darles espacio a los dirigentes de la oposición y no a hacer una apología del "modelo". Felipe Pigna es un historiador que se vendió al relato oficial, si bien sus libros están bien documentados. Pero tenemos excelentes historiadores como José Luis Romero que por algún motivo no tienen cabida en la Radio Pública. Para mí, Pigna se convirtió en un fabricante de best sellers, que publica libros cada vez más insulsos, ahora que se le agotó ese intento por "desmitificar" la historia con hechos banales y anécdotas que parecen de escuela primaria. Por supuesto, si asume otro Gobierno en el futuro seguramente utilizará Radio Nacional para sus propios intereses, pero al menos que lo hagan con una propuesta más diversa. Pensar que Continental era mi radio preferida... hoy es apenas una sombra de lo que supo ser, excepto por la presencia en la grilla de Nelson Castro. En fin, me cansé de renegar, mejor me voy a escuchar Radio Rivadavia. Punto final. 

Cuando lo insólito se vuelve costumbre

  Tenía la intención de escribir una nueva nota antes de que finalizara febrero, pero no fue posible. Simplemente no encontraba los horarios...