31 de marzo de 2013

Siempre es mejor ser breve

Domingo por la noche en la ciudad. Varios amigos me han sugerido que las crónicas que escribo en mi página, Lobos Digital (actualmente LOBOS 24), sean más breves. Y debo reconocer que al principio me costaba tener poder de síntesis sin que los dichos de un entrevistado resulten difíciles de comprender porque parecen estar fuera de contexto. Muchos no se lo imaginan, pero cinco minutos de audio para desgrabar insumen (en determinadas ocasiones) varios párrafos de texto, eso varía según la complejidad del tema y la velocidad con la que esté hablando la persona cuya voz fue grabada. Y por supuesto, todo eso hace que la lectura de una nota, si se vuelve extensa, lleve más tiempo. En un portal de noticias, la mayoría de la gente se siente atraída por las fotos más que por el texto, o podríamos decir que una cosa lleva a la otra. Digamos que ver la imagen es el "anzuelo", lo que invita a leer la noticia. Cuando desgrabo una entrevista, trato de que el texto sea lo más fiel posible a la conversación que tuve con mi interlocutor, para reproducir sus dichos tal como fueron expresados. Pero a veces hay que achicar espacio y omitir determinadas partes de la nota, sobre todo si son declaraciones que no están relacionadas al tema central que nos convoca. 

Cada periodista tiene su estilo para escribir, o lo va encontrando a medida que transita la profesión. Realmente cuesta deshacerse de las muletillas, de esas palabra estilo comodín que siempre quedan bien para cualquier ocasión y que sin darnos cuenta repetimos en cada crónica. Otra cuestión son los eufemismos: cuando se busca una palabra que sustituya a otra cuyo significado nos resulta demasiado chocante y contundente. La experiencia va logrando que un texto fluya naturalmente, que tengamos en la mente lo que pretendemos expresar antes de agarrar el teclado, y de esta manera obtener una crónica sencilla, que reúna la información esencial para el lector, sin ripios, y condensando en unos pocos párrafos todo lo ocurrido. Se pueden agregar datos o detalles que consideremos de interés, pero todo depende de cuánto espacio tengamos disponible o qué tipo de cobertura queramos hacer. Las noticias en la Web deben ser breves, porque la atención del lector es muy dispersa y no es lo mismo que una publicación en papel. A mí también me pasa cuando consulto otros portales, porque yo también tengo que estar informado y al tanto de lo que está pasando. 

La pantalla del monitor o del celular agota demasiado la vista como para alargar un texto innecesariamente. Mi sobrino tiene 10 años y la exposición excesiva a la Play (o mejor dicho, a la pantalla del televisor), hizo que tuviera que usar anteojos. Es algo que se va logrando de a poco, pero que no está de más recordar. Punto final.



Cuando lo insólito se vuelve costumbre

  Tenía la intención de escribir una nueva nota antes de que finalizara febrero, pero no fue posible. Simplemente no encontraba los horarios...