5 de marzo de 2016

Macri y De la Rúa

Macri no es De la Rúa, lo dijimos muchas veces. Pero con el transcurso del tiempo, se van pareciendo. Veamos: a poco de asumir, De la Rúa decretó un "impuestazo", medida sumamente impopular y que se clavó como un cuchillo en una sociedad convulsionada, en un país en recesión. Macri, si bien no es lo mismo, borró los subsidios de un plumazo e impuso el "tarifazo" para la luz y el gas. Aumenta nuevamente la nafta. El dólar sigue sin control:  sólo lograron "domarlo" mediante la vieja receta de aumentar las tasas de interés para los Plazos Fijos. 

De la Rúa se comprometió a mantener la convertibilidad cuando ya era insostenible, tal es así que el "1 a 1" se llevó puesto a él y a su Gobierno, con la masiva fuga de divisas. Macri, en lugar de "sincerar" las tarifas (como les gusta decir a ellos), podría haberse ahorrado millones de pesos mantiendo el programa "Fútbol para Todos", PERO, haciéndolo rentable, con sponsors y publicidades. Y no lo hizo. 

De la Rúa convocó a su equipo a una "vieja conocida", Patricia Bullrich (Ministra de Trabajo), que ¡Oh, sorpresa! ahora está como Ministra de Seguridad de Macri y demostró su total falta de capacidad cuando los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci se fugaron del penal de Gral. Alvear, en diciembre del año pasado. 

Macri se sentó a negociar con los fondos buitre, y justo es decirlo, lo hizo bastante bien. El problema es que una de las razones para hacerlo, según sus funcionarios, fue "abrir el crédito externo". De esta manera, estamos desendeudándonos por un lado, para endeudarnos en el futuro. No parece muy lógico. Tenemos que aprender a vivir de nuestros propios recursos. Por otra parte, la deuda con los buitres se pagó en bonos. ¿Quién nos garantiza que el país no entre nuevamente en default, se declare insolvente y en consecuencia surjan nuevos buitres que serán incapaces de cobrar esos bonos recién emitidos?

No veo mal que los ex CEO de empresas multinacionales integren el Gabinete de "Mauricio", porque saben cómo administrar las finanzas de una empresa y se supone que tienen idoneidad para hacerlo a un nivel "macro". Pero en la política, se necesita calle, "cintura", y 2 + 2 no siempre es 4. Estos tipos que salieron de JP Morgan, o de empresas como Shell (tal es el caso de Aranguren), no saben qué es negociar con los caudillos de las provincias, la Coparticipación, y todas esas cosas. Por ahora, el país está el "piloto automático". 
Macri tiene experiencia en la gestión, y todavía conserva entre los sectores medios una alto grado de imagen positiva. Pero ésta se irá erosionando en la medida que el "bolsillo" de los ciudadanos se siga viendo resentido. Empezó con el pie derecho, y generó una gran expectativa en los argentinos. Ahora debe revalidar lo ya conseguido y mantener a raya la inflación. 

El tiempo dirá cómo sigue esta historia. Punto final. 


El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...