13 de noviembre de 2021

"Ganas de trabajar"

 Me molesta bastante todo aquel que quiera aprovecharse de las necesidades de la gente, no importa con qué fin. Un ejemplo de lo que estoy planteando, es cuando ves un aviso publicado en las redes, diciendo que buscan empleado o lo que fuere "con ganas de trabajar". Si no tenés laburo, es obvio que tenés ganas de trabajar y que lo necesitás, de manera que esa frase no es ni más ni menos que una explotación laboral encubierta. 

Supongamos que te presentás para ese puesto de trabajo, y te empiezan a exigir condiciones que no habían sido pautadas previamente, como una mayor carga horaria. Por supuesto, si vos no aceptás la sobreexigencia, estos miserables van a salir a decir: "lo eché porque no tenía ganas de trabajar". En realidad, lo echaste porque no se bancó el hecho de laburar 12 horas, sin tiempo para ver a su familia, con un franco al mes, y en negro. Esto me hace acordar también, a los "contratos basura" que aún hoy son moneda corriente, y a los intentos por sancionar una reforma laboral, que ponen sobre el tapete que para incorporar más personal, es necesario permitir que los despidos de la gente sean más rápidos y menos costosos. Es una canallada similar a la que se impulsó durante el gobierno de De la Rúa. No hay una relación proporcional entre posibles despidos y futuros puestos de trabajo. Una empresa que está en quiebra por culpa de sus propios propietarios o gerenciadores, va a tener allanado el camino para dejar a la gente en la calle con un costo mínimo. 

Todos sabemos que, en el común de los casos, el empleador busca negrear y pagar lo menos posible en concepto de cargas sociales, lo cual ya de por sí es un desatino. Los aportes que deben hacerte, no son una "carga", son un derecho adquirido para que en el futuro puedas acceder a una jubilación, además de contar con una obra social. OSECAC tiene muchísimos afiliados porque sale más barato inscribir a una persona como "empleado de comercio", que hacerlo en el rubro específico al cual se dedica, por ejemplo choferes de remises, que deberían estar nucleados en la UTA. Los chicos que están en las estaciones de servicio laburando como playeros, de ninguna manera son empleados de comercio, tienen su propio gremio, con un régimen más digno y apropiado a la tarea que realizan. En la Argentina, hay sindicatos para todo: trabajadores textiles, industria del vidrio, metalúgicos...pero todos se hacen los boludos, quizás con la complicidad de algún funcionario de la Secretaría de Trabajo que debería velar por los derechos que los empleados en lugar de hacerlo por la parte patronal.

 Alguien podrá decirme que los sindicalistas son mafiosos y corruptos. Y, a decir verdad, la mayoría lo son. Negocian en paritarias una tajada para vos y otra para ellos. Pero aun así, siempre es mejor tener alguien que te respalde o te asesore ante cualquier situación conflictiva.

Yo tuve muchos laburos antes que el actual, y sinceramente di todo por hacerlo con la mayor eficiencia posible. Pero es lo mismo el responsable que el inoperante, los dos cobran el mismo sueldo. No hay incentivos. Ojo, no es que busco que me den una medalla al mérito por realizar las tareas como corresponde. Lo hago y punto. Sólo digo que da igual hacerlo a conciencia, que no. Pero eso daría para un largo debate que no pretendo dar ahora.

 Económicamente, hubo veces que he estado en mejor posición que otras. Nunca gané plata grande, y no creo que eso pase a menos que juegue a la quiniela o algo así. No me desvela en absoluto. Sé los gastos fijos que tengo todos los meses y que son prioritarios. Y para no endeudarme, cuando cobro, lo primero que hago es pagar lo que debo. Nunca recurriría a una financiera. Si realmente me hace falta dinero, prefiero pedírselo prestado a un amigo o a alguien de confianza. Es una decisión que uno toma cuando está con "la soga al cuello", digamos, y por lo general trato de evitarlo. 

En lo que resta de este año, sólo pienso en poder darle un cierre habiendo concretado algún objetivo, por pequeño que resulte. Muchos de ustedes, seguramente, procurarán hacer algo similar.

Para concluir, quiero decirles que adhiero plenamente al reconocimiento que recibieron nuestros recolectores de residuos (vulgarmente llamados "basureros"). Ojalá fueran mejor remunerados. Nos estamos viendo pronto. Punto final.

No hay comentarios.:

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...