25 de noviembre de 2022

Análisis

Pregunta: ¿Corresponde hablar de 2022 cuando aún no terminó? No lo sé, quizás sí, y haber escrito "corresponde" me pone a mí en una posición levemente autoritaria que no fue intencional.

 Exceptuando la economía (pequeño detalle), el año no ha sido tan malo, digo esto sin entrar a hacer una valoración de mi historia personal. El verano '22 sí fue bravo, difícil de olvidar, y esta temporada estival que se avecina, va encaminada a lo mismo, sumado a la sequía que terminó por trastocar un montón de cosas. Aquel comienzo de año, debo decirlo, no fue el mejor para mí. El 2 de enero hubo un prolongado corte de luz, no fue un buen augurio. Además, no había mucho material para publicar, era casi imposible salir a la calle porque cuando regresabas parecías un pollo al spiedo, y fue un cúmulo que me generó mucha ansiedad, dificultades para dormir, un gran quilombo. Pero lo superé, sí. Para febrero ya estaba más adaptado a lo que me venía pasando, y creo que a título personal, ese fue el comienzo "real" del año, cuando pude salir de un estado emocional que me bloqueó bastante. No te das cuenta hasta que el agua te llega al cuello, pero la abulia y la apatía van ganando espacio, y hay que reaccionar si tu objetivo es mejorar la calidad de vida, digámoslo así. 

Es posible que haya tenido que atravesar por más dificultades económicas que de costumbre, si me pongo a recapitular debe haber notas de sobra dedicadas a mis magras finanzas. Recién ahora puedo decir que me acomodé un poco, aunque no estoy del todo seguro. Si hablamos de guita, nunca estás seguro. Todos los meses, invariablemente, cobro los avisos, pago las deudas, con el excedente compro algo que considero necesario, y pará de contar. Es así como funciona, ya para la segunda quincena vas "regulando" como podés hasta llegar al próximo mes. Por eso tenemos la percepción de que el tiempo se pasa volando, porque no podemos despegar. Y en ese intento por conseguirlo, vamos envejeciendo. Es una verdadera mierda, porque si vos me dijeras que al cabo de 10 o 15 años vas a estar en una situación más estable, otra sería la historia. Esto me sucede a mí pero podría hacerlo extensivo a gente de mi edad que nos entrenamos para que no nos caguen a trompadas en el ring de boxeo. 

¿Si he tenido satisfacciones? Claro que sí, pero lamentablemente no sé por qué razón uno tiende a recordar más lo negativo que el resto de lo que aconteció. Pienso que siempre le busco el pelo al huevo, y entonces ya pasaría a ser un problema mío: No valorar lo que pude construir y conseguir. Para que algo me provoque un efecto gratamente memorable... No lo sé, tiene que ser de un nivel superlativo y haber salido de la mejor manera. Este año escribí mi primer libro y fue una experiencia que hice con placer, tanteando un terreno nuevo, y ahora el desafío es redoblar la apuesta. No es mi aspiración ser un escritor consagrado, con vender todos los libros que salieron de imprenta de siento conforme, es decir, por haber recuperado la inversión. Si puedo vender más, bienvenido sea, será un gran aliciente. 
 
Sé que puedo escribir mejor, no puedo precisar a qué nivel, pero sí mucho mejor porque la lectura de los grandes autores te motiva constantemente. Acá mismo, en este blog, intento escribir mejor, y a decir verdad lo logré porque no me di tanta rosca con cosas que terminan siendo meramente anecdóticas. Este año le dediqué mucho espacio a la política, al análisis político de lo que veo aquí en Lobos. Y honestamente, me gusta porque ese ejercicio periodístico, tratando de ir sopesando la información que recibo con frecuencia y que, de ser simples rumores que uno escucha en la calle, van cobrando fuerza. Todos se anotaron ya en la carrera hacia 2023, hace rato que están disputando la previa a la maratón. Honestamente, para mí ni el ex Secretario Busto ni su grupo de colaboradores tienen la menor chance, salvo si acuerdan con el núcleo duro del PJ, que por otra parte no puede hacer pie para instalar un candidato con llegada a la gente. Nunca es bueno hacer futurología sin datos que te permitan efectuar esa proyección temporal. Pero si los peronistas y algunos radicales con vocación de despegarse del PRO no pegan un volantaz siendo hoy oposición, van a seguir ganando los mismos, con lo poco o mucho que tengan para demostrar como gestión ante la sociedad. Nos estamos viendo pronto. Punto final.  
 

No hay comentarios.:

Cuando lo insólito se vuelve costumbre

  Tenía la intención de escribir una nueva nota antes de que finalizara febrero, pero no fue posible. Simplemente no encontraba los horarios...