20 de mayo de 2012

Escuchando a Sting....

Es domingo por la noche, y el tan ansiado "fin de semana" comienza a languidecer. Es necesario, pues, prepararse mentalmente para afrontar los próximos días lo mejor que se pueda. Hace un rato estuve escuchando un disco doble compilatorio de Sting, titulado "25 years", que tal como reza su nombre, resume de un modo bastante equilibrado su trayectoria durante este último cuarto de siglo. Se ha hecho un excelente trabajo de remasterización en todos los tracks que componen el álbum, y de esta manera se puede apreciar un sonido más puro y no tan "aplanado" como en ediciones anteriores. Hay más matices, más texturas. Instrumentos que antes apenas se advertían ahora emergen desde la pista del CD. El packaging es un poco pobre, a decir verdad la discográfica podría haberse esmerado un poco más, pero parece ser que el famoso Digipack (un simple sobre de cartón) ha llegado para quedarse y no hay manera de luchar contra eso. 

Como mencioné en otro post, también estuve escuchando a Bob Dylan con el notable "Live 1975", que suena como si hubiera sido grabado ayer. La edición incluye un completo booklet de 60 páginas y ningún detalle librado al azar. Quiero dejar en claro que yo no colecciono ningún objeto, ni tengo apego por ellos excepto que tengan algún valor sentimental. No soy como esos perturbados mentales obsesionados con Star Wars o con los comics, que coleccionan juguetes para exhibirlos en un estante sin siquiera abrirlos de su empaque. Lo que está bueno es interactuar con el objeto, hacerlo funcional a nuestros deseos e intereses, y no al revés. Desde hace timpo estoy recurriendo al MP3 (muy a mi pesar) o al streaming, porque mi presupuesto no da para comprarme discos y además no constituyen una prioridad para mí. Aprendí que puede ser más placentero disfrutar de un asado con amigos que de un disco de Pink Floyd, por ejemplo. Ojalá todos aprendamos algo, y logremos de esta manera mejorar nuestras relaciones interpersonales.

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...