26 de mayo de 2012

Sonidos de los ochenta

Recientemente, Universal Music (quizás para paliar la crisis de venta de CD's) lanzó una promoción "2 X 1". Se trata de un set de dos discos de un mismo intérprete a un valor económico. En ese contexto, hoy no pude evitar comprar el "dos por uno" de Los Abuelos de la Nada. Incluye dos de sus álbumes más exitosos: "Vasos y besos" (1983) e "Himno de mi corazón" (1984). El packaging es austero, pero por al tener un precio promocional era previsible que así fuera. Para mí, fue toda una experiencia escuchar la maravillosa voz de Miguel Abuelo, porque a decir verdad sólo conocía de la banda los hits en los que estaba Calamaro como vocalista. Los sintetizadores, el bajo eléctrico del Vasco Bazterrica, los samplers, el inconfundible saxo de Daniel Melingo... todo se conjuga para ser un verdadero halago al buen gusto.

 Realmente cuando llegué a mi casa con los discos me sucedió algo raro, porque es una de las pocas veces que me encuentro plenamente satisfecho con algo que he comprado, sin quejarme por el precio o por la calidad. Fue como un viaje en el tiempo, recordar aquella primavera alfonsinista que yo no viví, aquella ironía de recordar lo no vivido... En fin, la paradoja de tener nostalgias del presente, de este "aquí y ahora". Como podrán inferir, escuchar a Los Abuelos de la Nada fue una experiencia que no me hubiera sucedido con Soda Stereo, por ejemplo, que con el tiempo me terminaron de hartar. Simplemente porque ambos grupos eran distintos, tenían una manera de diferente de entender la música, de jugar con las palabras. Yo tenía el vinilo o LP de "Himno de mi corazón", pero mi tocadiscos está hecho mierda, así que es una excelente oportunidad para escuchar aquel legado de una década maravillosa. Salud y buenas noches!!!

Cuando lo insólito se vuelve costumbre

  Tenía la intención de escribir una nueva nota antes de que finalizara febrero, pero no fue posible. Simplemente no encontraba los horarios...