16 de enero de 2019

Volvemos a 2009: recuerdos de una década atrás

Mitad de semana con calor asfixiante en Lobos. No era precisamente el día ideal para ir al gimnasio, hubiera terminado bañado en sudor, de modo que me abstuve de concurrir. Para paliar un poco el sedentarismo estival, hice una buena pedaleada desde mi casa hasta La Aguada, a visitar a un amigo. Compartimos unos mates y nos pusimos al día con nuestras vidas, ya que hacía mucho tiempo que no lo veía, él recién había llegado de vacaciones. Así que hice alrededor de 10 km. en la bici, bastante más de las 40 cuadras que suelo transitar a diario. 

Creo que es un momento propicio para buscar estrategias y desandar lo que resta del camino de la mejor forma posible. Con frecuencia estamos expuestos ante situaciones ingratas o dolorosas, que nos afectan porque hay seres queridos de por medio y obviamente no queremos verlos padecer o sufrir. Cuanto más autosuficientes seamos, dependeremos menos de los demás y les generaremos menos complicaciones a las que ya tienen.

 Hoy la consigna del día en las redes sociales (sobre todo Twitter), fue una suerte de viaje en el tiempo, a 10 años atrás. Realmente no recuerdo demasiado cómo estaba yo hace una década, sí mucho mejor físicamente, con 10 o 15 kilos menos, es algo notorio. Las fotos de la época no mienten. También me acuerdo que estaba todo este mambo de la gripe "A", que yo trabajaba en el desaparecido Periódico Lobos, que comencé a hacer una terapia que no me terminó de convencer y por ello la abandoné...como este blog tiene más de 10 años, si recurriera al archivo de las notas de 2009 podría añadir más detalles, pero en rigor de verdad prefiero apelar a la memoria. Ese año, además, el kirchnerismo perdió las elecciones de medio término, lo cual no impidió que en 2011 CFK fuera reelecta. 

En 2009 la "guerra" entre el Gobierno y el Grupo Clarín comenzó a hacerse cada vez más virulenta, sobre todo ante la negativa del multimedio de apoyar la cruzada K para aumentar las retenciones al campo el año anterior. Por supuesto, había muchos intereses y mucha guita en juego de ambos lados, fue así como apareció la "Ley de Medios", que en líneas generales me resultaba adecuada, pero perseguía como principal objetivo perjudicar a Clarín, o a lo que en la jerga K se denominaba "grupos económicos concentrados". Más allá de que Macri borró la Ley de un plumazo en enero de 2016, y dio por disuelto el AFSCA, hasta entonces se dieron algunos pasos importantes, porque insisto, dicha ley permitió que se otorgaran más licencias a radios que encontraban en ello un trámite extremadamente engorroso, por ejemplo. Me acuerdo que vino a Lobos,  Mariotto (ex titular del AFSCA) a dar una "charla" que en realidad era una apología de las supuestas bondades de este engendro. Fue demasiado indulgente consigo mismo, como todas las personas con una dosis mínima de poder. Los medios masivos, como Clarín, siguen el humor social, apoyan a un gobierno hasta que éste goza del favor popular y lentamente se van distanciando cuando los hechos incontrastables demuestran que su público lector la está pasando mal, es algo de manual, un ciclo que en la Argentina ocurre cada cuatro o cinco años. Punto final.

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...