4 de julio de 2019

Sobreviviendo en el día más frío del año

Recién hoy puedo decir que estoy bien, que salí del letargo y de la abulia tras casi una semana padeciendo una gripe que me castigó de manera inusitada. Me costó recuperar las fuerzas, el entusiasmo, la voluntad, porque todo lo que te debilita y te tira a la cama no es para nada bueno. Agradezco a mi familia que me bancó en todo momento, sobre todo con la mufa y el malhumor que tenía al sentirme prisionero de mi propio cuerpo. No hay bien más valioso que la salud, y no hay plata que pueda comprarlo. 
Hoy es el día más frío del año, y sin embargo tuve que salir a hacer cobranzas y trámites, son cuestiones que hacen a la economía doméstica y que tenía que resolver. Basta con abrigarse bien y soportar el viento helado con una bufanda. Este invierno aparenta ser más crudo e inestable que en años anteriores, del mismo modo que en principios de este año atravesamos una ola de calor. Mientras tanto, se intensifica la campaña política, ya casi todos los partidos en Lobos han presentado a sus candidatos, y como siempre sucede, al momento de las PASO puede haber alguna sorpresa en los resultados. Yo tengo casi definido mi voto, por supuesto que lo mantendré en reserva, y en rigor de verdad a quién pueda votar yo es irrelevante, porque mi opinión no es representativa de la mayoría. 

Llega un punto en el cual pensás en otras variables que antes no tenías en cuenta, porque eras más joven y no te afectaban, pero si tomo como ejemplo lo que gasté en remedios para poder reponerme, me indigna vivir en un país donde el acceso a la salud sea tan costoso, por el lobby que hacen los laboratorios que son los formadores de precios. La gente suele enfermarse con mayor frecuencia en los meses de invierno, pero muchas veces tenés que seguir trabajando, porque la rueda sigue girando y no hay posibilidad de tomarse uno o dos días para hacer reposo. Y ver cómo en Buenos Aires hay miles de personas en situación de calle, que quedaron totalmente excluidas y permanecen a la intemperie, es todo un signo de los tiempos que corren, con un ajuste que ni siquiera da respiro en tiempos electorales. Punto final.  

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...