11 de julio de 2012

Frío polar, parte 2


Hola amigos, estuve posponiendo la actualización del blog dado que me encuentro estudiando para el recuperatorio de un parcial, pero no quería dejar pasar mucho tiempo sin dejar de estar en contacto con ustedes. Ultimamente no entro mucho a Facebook, me he dado cuenta que la "red social" ya se presta para cualquier cosa, y es lamentable que sea así cuando en un principio fue concebida para encontrarnos con gente que hacía mucho tiempo que no veíamos. Es decir, para reestablecer vínculos.

 Cambiando de tema, yo no sé que está pasando en el país. A lo que me refiero, para expresarlo de un modo sencillo, es que quizás siempre fue así y yo era demasiado ingenuo para percibirlo, pero los noticieros nos brindan noticias de asesinatos, secuestros, robos a mano armada, pungas, "pirañas" y otras yerbas. Vale decir: no aparecen noticias alentadoras, y estoy seguro de que las hay. El imbécil de Moyano (otrora aliado incondicional de los K) decidió prender el ventilador y se autoproclamó líder de la CGT, lo cual provocó la fractura de la central obrera. El poder de convocatoria del camionero es importante y logró llevar agua para su molino, pero de ningún modo puede arrogarse la representación de todos los trabajadores, que es lo que pretende hacer. Mi reflexión, en este miércoles frío y ventoso, es que las cosas no están funcionando bien, pero necesitamos razones o motivos para creer que algo puede cambiar, para levantarnos a laburar cada mañana. La TV nos está intoxicando, y la mayoría de nosotros se nos juntamos para el almuerzo o la cena con la ingrata compañia de la televisión. Quisiera pensar que el tiempo no transcurre en vano, que vamos evolucionando como sociedad, que hemos dejado de comportarnos como primates. Hace falta ejercitar el pensamiento crítico. Es necesario consumir la mayor cantidad de medios de comunicación para formarnos nuestra propia opinión, ya no basta con leer La Nación o Clarín. No es que me haya vuelto súbitamente oficialista, sino que no podemos creer en lo que un medio que defiende determinados intereses sustentados únicamente en fines económicos. Podría escribir más sobre este asunto pero el tiempo apremia y prefiero dejarlo para más adelante. Punto final.

Cuando lo insólito se vuelve costumbre

  Tenía la intención de escribir una nueva nota antes de que finalizara febrero, pero no fue posible. Simplemente no encontraba los horarios...