20 de noviembre de 2014

Funcionarios

Cae la noche de jueves en la ciudad. Creo que si no cambiás tu manera de pensar con el paso de los años, estás en problemas. Si sólo cambia tu cuerpo, pero no tu razonamiento, seguramente querrás vivir de la fuente de la eterna juventud, algo que no es posible (al menos hasta ahora). Argentina es un pueblo "manso", demasiado tranquilo... como hablaba hoy con un amigo, la gente sólo se moviliza cuando le tocan el bolsillo. Y no está mal que reclames por tus ahorros o por tu plata, pero a nadie le importa que se talen bosques, que los indios wichi se caguen de hambre, que los maestros ya empiecen a presionar por las paritarias, que el Gobierno esté en una suerte de "piloto automático"...y podría seguir. Esto último que  mencioné tiene que ver con el hecho de que Cristina quiere controlar todo y no aceptar delegar en sus funcionarios. Alguien podrá decir que así debe ser, porque es la Presidenta. Pero yo no me refiero a su investidura o a su autoridad, sino al hecho de que no podés controlar todo. No podés ser Superwoman, porque te vas a terminar enfermando, como le ha sucedido varias veces. La Casa Rosada está en un "limbo" mientras la Presidenta guarda reposo y el verborrágico Capitanich todas las mañanas sale a hablar boludeces. Hay que reconocerle al chaqueño que de vez en cuando dice algo coherente y gambetea las preguntas complicadas mejor que Messi, pero en la maraña de adjetivos superlativos uno termina perdiéndose, preguntándose: "¿Qué quiso decir este tipo?". O peor aún: "¿Dijo algo en concreto?". Eso es lo lamentable, hablar por hablar, y que a un funcionario le hayan asignado ese lamentable rol cuando quizás sería más eficaz en la gestión. Nunca se sabe. Y también alguien podrá decir que soy un ignorante de tal o cual cuestión, pero yo lo escucho a Capitanich hablando, y es un largo bostezo. Es hábil en el sentido de que mete alguna que otra "chicana", pero no da para mucho más. No me explico cómo llegó a ser Gobernador, dudo que haya sido por méritos propios y me inclino por pensar que estuvo "apadrinado". Punto final.  

Cuando lo insólito se vuelve costumbre

  Tenía la intención de escribir una nueva nota antes de que finalizara febrero, pero no fue posible. Simplemente no encontraba los horarios...