30 de noviembre de 2014

Hacen falta huevos

Sorpresiva noche fría en Lobos. O no tanto, si tenemos en cuenta que luego de dos días de lluvia, la temperatura bajó considerablemente. Estaba pensando en Boca, tras ver su paupérrimo nivel de juego, con los jugadores deambulando en la cancha. Creo, pese a todo, que a este equipo hay que darle tiempo, hay que mantenerlo, y fortalecerlo psicológicamente. Luego de la eliminación por la Copa Sudamericana, nada más y nada menos que ante River, arreciaron las críticas y los cuestionamientos. Arruabarrena es buen entrenador, yo lo banco. Tiene un perfil más bajo que Bianchi, no se cree un iluminado ni un salvador. Confío en que hace las cosas lo mejor que puede. Por eso digo que, mantener un equipo, significa no "desmantelarlo" por unos millones de dólares o euros. El fútbol argentino sacrifica jugadores exquisitos por cubrir el pésimo manejo financiero de sus clubes. No voy a entrar a hablar de los "barras" porque ya lo hice en otras oportunidades, y no viene al caso. Acá estamos hablando de cómo lograr un equipo con alma, con hambre de gloria. 

Los jugadores de Primera ganan muy buena guita, de manera que, más allá de lo que el DT les pida, se deben al Club para el que están jugando. Ganan más que cualquier asalariado, salen en las revistas, aparecen con "botineras"... en fin, nada que no sepamos. Por mí que hagan lo que quieran, pero que salgan a la cancha a ganar, no a dar lástima. Boca Juniors es el club más grande del fútbol argentino, el único que no descendió o perdió la categoría, y cada uno que es fichado por el club tiene que dejar la camiseta en cada partido. No hablemos ya de "mística", y esas giladas de los poetas del fútbol. Hay que salir a ganar y punto. Aunque estés último en la tabla de posiciones, por respeto al hincha y a la camiseta, cada partido hay que ganarlo. Pongan huevos. Punto final.

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...