26 de abril de 2015

FELIZ DOMINGO PARA LA JUVENTUD!!!

Nuestro "séptimo día", que Dios dedicó a descansar luego de crear el Universo, amaneció un poco fresco, pero conforme transcurren las horas, la temperatura va subiendo y se espera una máxima de 29º C. 

Me molesta que les digan "comunicadores" a los periodistas. Porque en definitiva, los humanos somos seres gregarios, que hemos desarrollado la capacidad de comunicarnos desde la cuna de la civilización. Se habla mucho de "comunicadores sociales", y está bien porque ése es el título que otorga la carrera en la UBA o en la UNLP. Pero insisto, podés hacer un cuadrito con tu diploma de supuesto comunicador y no ser periodista. 
Ser periodista implica saber redactar, con coherencia y cohensión, evitar ripios, conocer sinónimos y antónimos (vale decir, gramática en general), y por sobre todas  las cosas escribir sin faltas de ortografía.  Yo cometo errores de tipeo por escribir sin mirar el teclado, y más aún cuando lo hago desde una computadora donde las teclas tienen una ubicación diferentes. Aún así, es obvio que yo también caigo en errores como cualquier persona.

Prosigo diciendo que estoy en contra de que deba presentarse una tesis como trabajo final en las ciencias sociales. Más aún, en la UNLP que está súper ideologizada y donde Kirchner es considerado un prócer. Lo mismo cabe para el malogrado mandatario venezolano Hugo Chávez. 

Digo yo, sabrán estos "comunicadores" de la existencia de Alfredo Palacios, Alicia Moreau de Justo, Arturo Frondizi, Arturo Illia, Raúl Alfonsín,. y tantos otros prohombres que dio la política en nuestro país? ¿O tendrán esa tozudez de seguir pensando que la historia se escribió a partir de 2001, cuando muchos de ellos eran "niños bien"? ¿Sabrán que la militancia estudiantil es mucho más de pegar afiches, realizar pintadas, o arrojar piedrazos a la Policía en una manifestación? ¿Por qué hay quilombo en la UBA cada vez que se elige un nuevo Rector, si fue electo por la voluntad popular? Todo esto que acabo de exponer no se da sólo en Lobos, sino en todo el país, donde la "pasión" y los "ideales", nublan la razón y se pierde de vista la objetividad. Ya sé, es cierto que la objetividad pura no existe, pero a ver si lavamos esas mentes llenas de boludeces y filosofía de café. Punto final.

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...