7 de abril de 2016

Será casualidad?

Llama la atención que justo cuando estalló en escándalo de los "Panamá Papers", que denunció sociedades offshore y cuentas bancarias ilícitas en ese paraíso fiscal, haya comenzado la cacería judicial a la corrupción kirchnerista. Como no tengo compromisos políticos con nadie, considero que el Presidente Macri debió haber hablado ni bien se conoció la noticia sobre la acusación que pesa en su contra y en sus funcionarios, y no emitir un escueto comunicado que leyeron sus voceros.  Cuando me disponía a terminar de redactar este post me enteré de que se refirió públicamente al tema por primera vez. Fue un daño innecesario para su imagen entre la sociedad que haya tardado tanto en explicar su posición. Cuál es el problema, si no hay nada para esconder? Probablemente esta filtración masiva de documentos lo comprometa sólo en una pequeña parte que al resto de los mencionados, pero aún así debió aclarar, para todos los argentinos, cuál es su situación. Por otra parte, y más allá de que me parece sorpresiva la celeridad de la Justicia en pocas semanas, celebro que se investigue y se cite a declarar a los funcionarios K que están imputados por dádivas, malversación de fondos, y estafa, entre otros delitos. Lázaro Báez es un "perejil" o es el cerebro de una organización delictiva? Cuánto sabían los Kirchner de las maniobras de lavado de dinero que supuestamente llevó a cabo? Tanta impunidad se puede sostener si el apoyo del poder político? Sin pecar de ingenuo, creo que no, que Néstor y Cristina tenían o tienen vínculos con Báez y las "empresas fantasma" que florecieron en Santa Cruz. 

No hay una verdad absoluta: hay verdades. Y es fundamental que Báez acepte declarar y contar todo lo que sabe. Y que si hay una "Ley del arrepentido", pueda confesar todo el entramado de corrupción a cambio de una reducción en la pena que le puede caber. Y que por fin alguien vaya preso, pero no un ex testaferro como Lázaro, o un pichón de playboy como Jaime, sino que cada uno de los que se robaron guita del Estado para su beneficio personal.

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...