7 de junio de 2013

El periodismo, esa pasión

Hoy, Día del Periodista, es una ocasión propicia para hacer algunas consideraciones acerca de quienes ejercemos esta profesión. Existen muchos roles que se confunden con el del periodista, como por ejemplo el conductor de un noticiero, o los denominados "comunicadores sociales". Esta última constituye una definición muy general y difusa, porque en última instancia todos somos comunicadores sociales aunque no lo hagamos a título informativo. 

Yendo al meollo de la cuestión, estamos en un momento particularmente difícil para ejercer el periodismo. Ya lo hemos abordado antes en este blog. Los mismos que arengan por una "pluralidad de voces" son los que concentran la mayor cantidad de medios afines al oficialismo. A este respecto, hago la salvedad de que no defiendo a ultranza al Grupo Clarín, que se ha visto sistemáticamente beneficiado por todos los gobiernos. Pero hoy los medios de comunicación de Clarín son los pocos que desafían a la obsecuencia y la alcahuetería que vemos a diario en América TV, Canal 9, Canal 7, y muchas señales de cable que ya he nombrado en otras oportunidades. 

Podríamos convenir también en que nunca existió una libertad de expresión plena, en el sentido de que los Directores de los grandes medios o los Jefes de Redacción censuran a los cronistas "rasos" amparándose en la línea editorial que sustenta dicho medio. Lo que hoy se está discutiendo es la libertad de expresión de las grandes empresas periodísticas, no de quienes la integran en sus estamentos más bajos. Sería bueno tener esto en cuenta para que no creamos que quienes tienen a su cargo la Dirección de un diario o de un canal de televisión son las únicas víctimas de las voces silenciadas, o de teorías conspirativas. Probablemente nunca llegue a dirigir un gran diario, pero si alguna vez el destino me concede esa posibilidad trataría de que todos los periodistas que trabajan en él se expresen dentro de los límites de lo razonable y conforme sus propias convicciones. En un próximo post dedicaré unas líneas a analizar la polémica Ley de Medios. Punto final. 

Cuando lo insólito se vuelve costumbre

  Tenía la intención de escribir una nueva nota antes de que finalizara febrero, pero no fue posible. Simplemente no encontraba los horarios...