21 de junio de 2013

Romper con el pasado

Sé que no es fácil, a todos nos cuesta lograrlo, pero para mirar la vida distinto es necesario romper con el pasado. Ese pasado que nos condiciona y muchas veces nos hace sufrir, porque se repite en nuestra mente como un mantra. Debemos comprender una cosa: los momentos tristes o traumáticos que pasamos no los podremos olvidar, no existe la "pastilla del olvido". Pero sí podemos hacer que esas experiencias pasadas nos afecten lo menos posible nuestra vida actual. No soy psicólogo ni psiquiatra, son tan sólo reflexiones que surgen de charlas que he tenido con amigos que han atravesado situaciones ingratas y aún sienten que cargan con esa cruz. Y este viernes, este extraño "feriado puente", me motivó a escribir estas líneas. 

Nuestros padres nos educan diciéndonos: "que los errores te sirvan de experiencia". La realidad es que muchas veces volvemos a cometer esos errores, e incluso ni siquiera son tales, sino conductas voluntarias y conscientes que no podemos evitar. Yo no reniego de las personas que hacen terapia, me parece bárbaro la gente que va a una sesión con un psicólogo, pero antes de dar ese paso tenemos que empezar a analizarnos nosotros mismos, viendo qué cosas que nos están jodiendo la vida podemos cambiar. Digo esto como una forma de iniciar la terapia con una idea: hacia adónde queremos llegar. Punto final.

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...