29 de abril de 2014

Este blog se la banca

Llueve en la ciudad, y todo parece indicar que va a seguir así. Estoy leyendo el ensayo de Beatriz Sarlo, "Kirchner: La audacia y el cálculo" (publicado en 2011). Lo había comprado cuando recién apareció en las librerías, pero me pareció un poco difícil de entender y se quedó "durmiendo" en la biblioteca. Ahora, con más tranquilidad y tiempo, lo voy leyendo de a poco. La autora hace un análisis del rol de los medios de comunicación, de las estrategias de marketing de los candidatos, de la ríspida relación de los funcionarios K con el periodismo. Pero quizás lo más interesante es que hace foco en las redes sociales como Facebook y Twitter y cómo ambas son utilizadas para hacer militancia política. 

La vedad es que estoy un poco harto de Facebook, de los "cartelitos", de las fotitos, de las frases atribuidas a Einstein o Lennon que proliferan en la red. Lo uso, más que nada, para chatear con mis contactos, que como dije una vez, conozco personalmente en el común de los casos. No acepto ninguna "solicitud de amistad" de un desconocido, primero porque no lo conozco y segundo porque no tengo ninguna intención de ser su amigo virtual. Por supuesto, cada uno tiene toda la libertad de hacer lo que quiera en la Web. Pero lo alentador es que en un corto plazo se les acabará la joda para muchos, dado que habrá que pagar para registrar un dominio de Internet y no va a estar al alcance de cualquier gil que quiera estafar gente. Hace unos días me preguntaba si, aquellos que tienen dinero para hacerlo, no deberían pagar por bajar música. Definitivamente estoy convencido de que así debería hacer, pero es un tema muy discutible. En fin, voy a seguir trabajando un rato más y luego a dormir escuchando a The Doors. Punto final.

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...