29 de marzo de 2015

Perdidos en la multitud



Entramos en la recta final de marzo...mes largo y choto por excelencia. Y con la Semana Santa y toda la bola, si tenés que hacer algún trámite o tenés un problema de salud no te atiende ni el gato. Para eso sí somos grandes los argentinos: para meter feriados, los famosos "feriados puente", con el pretexto de fomentar el turismo y esas cosas. Bueno, en realidad ya he abordado el tema en otro texto, pero no deja de darme por las bolas que la gente se tome los feriados tan "a pecho", y después se quejan de que no hay laburo, de que no se vende nada, y frases por el estilo. A ver si nos ponemos de acuerdo!!! Los feriados existen y me parece bien que así sea en la medida que permitan evocar un hecho histórico. Pero nada más. Al día siguiente...andá a laburar!!!

En fin, hoy es domingo y no tengo demasiadas ganas de renegar, en principio porque "Boquita" le ganó 3-0 a Estudiantes, y el fútbol a veces te permite olvidar las frustraciones cotidianas. Pero me gusta la gente que se "juega" por algo, que le pone pilas a un proyecto, las personas emprendedoras. Quizás porque es algo que yo nunca he sido, al menos en los últimos años. Cuando era más joven seguramente tenía más ilusiones y proyectos, creía en que nadie me iba a cagar...pero bueno, después te vas dando cuenta de cómo es la cosa. Y no esta ni bien ni mal, forma parte de la naturaleza del ser humano tener sentimientos dañinos como la envidia, los celos, el resentimientos, entre otros. Simplemente hay que acostumbrarse a lidiar con esas personas, y confiar sólo en quienes te quieren de verdad. Pero siempre hay lobos disfrazados de corderos, gente "falsa". Como yo hace más de 10 años que camino la calle todos los días por mi trabajo, me doy cuenta enseguida cómo son. Pero cuesta. Hay que tomarse la vida como lo que es, y dejar vivir a los demás. El que no te quiere, que haga la suya. No lo necesito. Punto final.

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...