1 de marzo de 2015

Uruguay, un buen vecino



Hoy, además de que la Presidenta CFK inauguraba el último Período de Sesiones Ordinarias del Congreso, sucedíó otro hecho trascendente. En un país limítrofe y diminuto, Tabaré Vázquez asumía como Presidente de Uruguay. Ciertamente, los mandatarios del vecino país no han sido muy sutiles respecto a los argentinos. Quedará para la historia la frase "los argentinos son todos una manga de ladrones, del primero al último", del ex Presidente Jorge Battle. O una, no mucho más complaciente, diciendo que "Esta vieja es terca, es peor que el tuerto". ¿Su autor? José "Pepe" Mujica. 

Uruguay es un país ordenado, comparado con la Argentina. Por supuesto que hay delitos, además de que atravesó por una dictadura militar en el marco del siniestro "Plan Cóndor". El litro de combustible es uno de los más caros del continente, y tiene poco para exportar. Pero eligió como socio comercial a Brasil, no a nosotros. Los urugayos son gente cálida, amable en el trato, y están tan acostumbrados a ver programas de TV argentinos que hablan casi como nosotros. De todos modos, está lejos de ser "la Suiza de América", como se la conoció hace medio siglo atrás. 

Las transiciones de gobierno en la República Oriental se dan sin mayores sobresaltos: No hay reelección, y cada Presidente dura en su período cinco años. El que quiera ser Presidente nuevamente tendrá que esperar, como lo hicieron Tabaré Vázquez o Luis Lacalle. El conflicto entre Argentina y Uruguay por las pasteras fue totalmente inútil, en la medida que no se llegó ninguna solución y en Fray Bentos, la planta de celulosa sigue funcionando como si nada hubiera pasado. Si resulta contaminante o no, es algo que se puede debatir. Simplemente, sostengo que a la luz de los hechos, no se ha obtenido (conforme los propósitos del Gobierno Argentino), avance alguno.

De más está decir que el talento de los uruguayos es execepcional. Actores y artistas como Juan Verdaguer, Berugo Carámbula, China Zorrilla, Julio Sosa, Alfredo Zitarrosa, y tantos otros que sería largo enumerar, han sido justamente admirados en nuestro país. Por todo ello, vale la pena olvidar por un momento las estupideces que suelen decir sus Presidentes, para quedarnos con esa imagen de un país con quien nos une una relación fraternal, Buquebús mediante. Punto final.

Cuando lo insólito se vuelve costumbre

  Tenía la intención de escribir una nueva nota antes de que finalizara febrero, pero no fue posible. Simplemente no encontraba los horarios...