11 de enero de 2018

Quemándonos a fuego lento en este verano 2018


Este enero de 2018 nos está castigando con temperaturas sorprendentemente altas, superiores a los 36º C en determinados casos. Sin embargo, no creo que se produzca una crisis energética, dado que la gestión macrista ya nos "castigó" previamente con sucesivos aumentos de luz, lo cual hace que para el vecino de a pie, encender el aire acondicionado sea un lujo, y no haya otra que conformarse con un modesto ventilador, que poco resuelve la cuestión. Esto me hace acordar a hace 30 años, la gran crisis energética de 1988, en la debacle del alfonsinismo, como consecuencia de una gran sequía. Recuerdo que los canales de televisión de aire redujeron sus horarios de transmisión, que los partidos de fútbol debían ser disputados en horario diurno al igual que el resto de los eventos deportivos, que se pidió ayuda a países vecinos pero ésta nunca se tradujo en los hechos. Posteriormente llegó, en 1989, la hiperinflación, y explotó todo por los aires. 

Pero volviendo a 2018, que es lo que nos convoca, realmente uno tiene que salir en algún momento de su casa, para cumplir con el trabajo y hacer trámites. No hay manera de evitarlo. Y tampoco sería sano permanecer encerrado durante todo el día. Muchas viviendas no están preparadas para absorber el calor, por los materiales con las que fueron construidas, o por lo que cada familia pudo costear al momento de hacerlo. Entonces la situación se vuelve insostenible. Me acaba de informar un amigo que se le cortó la luz en su domicilio. Es inhumano que con todas las alertas del Servicio Meteorológico, hagan esto, y me cago en las explicaciones que pueda dar EDEN, como hace siempre, por mail, la  realidad es que nunca invirtieron un peso y hay determinados medios que les siguen dando cabida a las autoridades de la empresa cada vez que anuncian un "plan de inversión", que parece una burla. No sólo los electrodependientes deben ser protegidos (como está establecido por Ley), sino los ancianos, los niños, que estos señores sepan que no todos tenemos una pileta o piscina, y que si pagamos abultadas boletas es porque merecemos un servicio acorde.

Para ser sincero, no quiero que cada posteo en este blog, se convierta en una queja recurrente, para no lo puedo evitar, en la medida que nos mienten en la cara y nos estafan, porque la boleta de EDEN no está compuesta únicamente por el consumo de luz de cada hogar, sino por una serie de ítems, como el alumbrado público (al cual se le sumará el ABL, conforme el Presupuesto Municipal de este año, que ya está vigente). Basta con examinar la factura y ver cómo están discriminados todos estos importes. 

Si no escribí una nota en el blog días antes, fue en parte porque sufro terriblemente el calor, y aún cuando cae la tarde, la temperatura sólo desciende unos pocos grados. Conclusión: Muchas ganas para sentarse frente a la computadora, no había. 

El verano de 2017 no fue tan caluroso, pero sin perjuicio de ello, no es pretexto para que se siga considerando al aire acondicionado como un bien superfluo. No lo es. Quizás no está al alcance de todos, pero no es que te compraste un auto importado. Es un simple aparato, maldita sea! A ver si la entienden quienes deberían entenderlo, empezando por la Casa Rosada (estoy siendo bastante ingenuo, lo sé).

Ah, me olvidaba. Mientras terminaba de redactar este texto, empezó a llover. Lo que la Madre Naturaleza hace por nosotros, no lo hacen quienes nos gobiernan. Punto final.

Reflexiones de un domingo frío

Domingo nublado y frío en la ciudad. No dan ganas de salir a la calle, excepto que sea indispensable hacerlo. Muchas veces me pregunto de qu...