17 de agosto de 2018

Tiempos duros

Viernes cálido y sofocante en Lobos. La humedad se hace sentir, con temperaturas inusuales para esta época del año que oscilan los 20 grados. Muchas veces la calle es esfervecencia, movimiento, y en otra ocasiones caemos en la calma y en la abulia de un pueblo que suele ofrecer una postal diferente a la de los últimos años. Los comerciantes registran una notoria caída en sus ventas, y en las tiendas de ropa se han adelantando las liquidaciones por fin de temporada. Se trata, entonces, de consumir sólo lo esencial, los alimentos para el sustento diario y los productos de higiene y limpieza. Se conocieron esta semana datos del INDEC, según los cuales la inflación de los precios mayoristas acumula un 46 % en lo que va del año. Imposible que esta escalada no impacte en el sector minorista. El Gobierno no tiene ningún plan económico, no sabe qué hacer. Suele aceptar con parsimonia que suba el dólar hasta límites insospechados, y en otras oportunidades decide intervenir en el mercado sacrificando las reservas del Banco Central. Como la política económica no es previsible, la gente de a pie, que debe parar la olla todos los días, tiene que hacer malabares para cumplir con el Fisco, con las abultadas tarifas de los servicios públicos, cargar la SUBE para tomar el colectivo o el tren. Hoy hay que agradecer tener un trabajo, porque en las grandes empresas los  recortes de personal se hacen sentir.El caso más cercano a nuestra ciudad ha sido el de Electromac, con reducción de la planta de personal y licencias sin goce de sueldo.  

Más allá de la coyuntura, podríamos pensar que esto no es nuevo. El problema es que nos toca vivir esta realidad en tiempo presente, en el "aquí y ahora", y aunque ya hayamos atravesado momentos de zozobra, no es un consuelo para nadie. En el párrafo anterior hice mención al transporte. Para las familias que deben viajar diariamente a Empalme o a la Laguna en colectivo, insume un costo considerable. Siempre que aparece de la nada un escándalo de corrupción que involucra a un gobierno anterior (sean los K o sus antecesores), sospecho que están los servicios de inteligencia operando para hacer una suerte de contraste entre quienes supuestamente "se robaron todo", y el plan "buen onda" de Macri, que hasta ahora no ha dado ningún resultado y condena a más argentinos a la pobreza, cuando precisamente el slogan de campaña del Presidente fue "Pobreza Cero". Ellos tienen las estadísticas y las cifras, y saben muy bien que es una falacia casi obscena para un funcionario público que prometió el eterno "segundo semestre" de recuperación económica, que no sólo nunca apareció, sino que no lo vemos de ninguna manera cuando las propias cifras del INDEC van en el sentido opuesto al "mantra" de los ideólogos de este modelo. Punto final. 

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...