20 de diciembre de 2022

Pidiendo pista

 Martes 20. Fue sumamente acertada la decisión de la AFA de desestimar todo ofrecimiento para que los Campeones del Mundo festejen el título en la Casa Rosada. De esa manera, ningún gobernante de turno podrá sacar rédito político alguno colgándose de las medallas de quienes fueron los verdaderos protagonistas. Sin embargo, ese balcón de la Casa de Gobierno tiene un significado especial, y si el Presidente o quien fuera se limitara a saludarlos y dejar que el plantel comparta la conquista con la gente en Plaza de Mayo, no hubiera estado mal. De hecho, años atrás se cedió insólitamente el uso de ese patrimonio nacional a Madonna cuando llegó al país a filmar la película Evita. Dicho sea de paso, Madonna es pésima actriz, y como cantante nunca se destacó demasiado, excepto a mediados de los ’80. La cuestión es que hoy escuché a algún que otro periodista que defenestró a los jugadores por no haber aceptado el convite de los K. Métanse la lengua donde mejor les quepa y cállense. 

Hubo desbordes que se podrían haber evitado, tanto aquí en Lobos el mismo domingo, como en CABA y en otros grandes conglomerados urbanos. Vos podés tomarte una cerveza, dos, o tres…pero yo no lo haría en la vía pública, y si uno considera que ya se excedió o ha bebido lo suficiente, no ingresaría a ningún comercio para perturbar o fastidiar a quienes están adentro. No lo sé, yo prefiero quedarme durmiendo y bancármela sin joder a nadie. El recorrido de la “Scaloneta” no pudo llegar al Obelisco, porque había millones de personas y se volvió un descontrol. Claro que, si la Policía reprime procurando mantener el orden, no faltarán quienes digan que “están reprimiendo la alegría de la gente”. No hubo otra alternativa que recurrir a esto último, por la estrechez mental de algunos sujetos que dicen ser hinchas. 

Tema 2: Nunca es conveniente vivir exigiéndote en base a lo hipotético, a lo que “podría ser”. Hace tiempo que trato de incorporar esa forma de pensar en mis actos, porque si han leído otras notas mías, yo advertí del “peligro” (si quieren llamarlo así) de proyectar demasiado, por más que tengas elementos que le den sustento a ese plan que pretendés para tu vida. En la última cobertura que hice de la multitud celebrando la gran Final en la Plaza 1810, comprendí que yo era testigo privilegiado de un hecho histórico al igual que todos lo que estuvieron allí. Por esa razón hice menos fotos, menos contenido multimedia, y me sumé por unos minutos a esa euforia colectiva, con mesura, pero entendiendo que uno como periodista no deja de ser permeable al sentir popular.

Lo que voy a escribir a continuación no se refiere estrictamente al Mundial: Más de una vez tengo la sospecha de que mientras la gente está en medio de cualquier situación por fuera de la coyuntura, desde el Gobierno aprovechan para tomar medidas impopulares o cuestionables que suelen pasar desapercibidas. Los que estuvieron antes y los que están ahora, suelen aprovechar un evento deportivo o algo que reciba suficiente trascendencia fuera de lo político, para ocultar nuestras carencias. O para que entre gallos y medianoche salgan leyes y decretos casi sin respiro, que en un contexto normal hubieran merecido un amplio debate. En lo único en que no han logrado desviar la atención es en la inflación, porque la gente necesita guita para paliar muchos gastos esenciales, y los aumentos en los precios ya son indisimulables. Nadie habló del dólar en todo el desarrollo de la Copa del Mundo: Sin embargo, sigue subiendo sostenidamente y ya sabemos cómo repercute en los bienes y servicios cuando eso pasa.

Tema tres: Leyendo una nota que encontré en Google y que tuvo repercusión en aquel momento, estaba recordando que, en enero de 2011, una mujer con la clara intención de suicidarse se tiró del piso 23 de un hotel en Capital y se salvó. Cayó sentada sobre el techo de un taxi. Cuando vi por el noticiero cómo quedó el auto, realmente no lo podía creer. Se salvó de milagro, como acostumbramos decir. Bueno, Charly García se tiró de un noveno piso en Mendoza, cayó en una pileta y también zafó. Y capaz que uno que se arroja al vacío de una altura de 30 metros termina de la peor manera. Son cosas que desafían las leyes de la física y que nos permiten dudar respecto a por qué unos permanecen vivos, y otros fallecen o resultan seriamente lesionados de la forma más estúpida. Eso pasó hoy con un hincha que seguía la caravana de los campeones, que quedó trunca porque no hubo coordinación de las fuerzas de seguridad. Todos vimos cómo hoy ese fanático se tiró de un puente de la AU Ricchieri y cayó justo en el micro de los jugadores, luego otro creyó que tendría la misma posibilidad e impactó contra el asfalto. No está muerto de pura casualidad. También es difícil de entender qué pretendían demostrar los tarados que se subieron a la cima del Obelisco. Todos estos episodios son vergonzosos y empañan lo que bien podría haber sido una celebración sin incidentes,

Para cerrar, y anticipándome a lo que se viene, la TV del verano, como ya hemos dicho alguna vez, tampoco aporta algo de distensión a quienes no podemos irnos de vacaciones. Cada año se vuelve peor, con programas repetidos, vedettes que aparecen de la nada para armar bardo, mediáticos que hacen su show de estrellas fugaces, y cosas por el estilo. Quien tiene cable tampoco se verá demasiado favorecido, créanme. A mayor cantidad de canales, mayor basura anda dando vueltas en la pantalla. No voy a ser tan absolutista como para negar que de vez en cuando podés encontrar algún documental o película interesante, pero lleva mucho tiempo de zapping, es como buscar pepitas de oro en un río de aguas turbulentas.

Es una cálida tarde de martes en la ciudad (día que se decretó feriado por los festejos post-Mundial), que se presta para salir a dar un breve paseo o sacar la reposera al patio cuando el sol empieza a aflojar. La ola de calor no tardará en llegar, y mientras muchos vecinos o conocidos se encontrarán de vacaciones en distintas playas, otros deberán resignarse a permanecer el verano trabajando en las playas de las estaciones de servicio o en las de estacionamiento. Sea como fuere, y casi sin que nos demos cuenta, ya estamos quemando los últimos cartuchos de diciembre, un mes muy particular porque la actividad política es casi nula y porque desde enero hasta marzo, por lo menos, habrá que meterse en una caverna para encontrar una noticia que valga la pena publicar.

Pero ya habrá tiempo de definiciones, y cuando llegue ese momento, nos estaremos viendo, tal vez no haga falta esperar tanto. Punto final.

No hay comentarios.:

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...