11 de julio de 2015

La falta de "cintura política" se paga caro

Son las últimas horas del sábado, que no fue muy provechoso en materia de producción periodística, realmentanae. Poca actividad, al menos la que yo plasmo desde la línea editorial que sostengo. Porque, sinceramente, trato de evitar publicar boludeces. No quiero abundar en detalles, pero debemos buscar talentos ocultos, gente que tiene un compromiso verdadero con el arte y que no ha podido darse a conocer. Me parece más positivo eso, que un proyecto de Ordenanza de los concejales Fulano y Mengano. Charlando con la gente, uno se va dando cuenta de que las preocupaciones son reiterativas y recurrentes: más seguridad, calles limpias, obra pública. Pero si hace 12 años que gobierna el mismo Intendente, con todo el respeto que me merece, significa que la gente se queja de esto o de lo otro, pero cuando tiene que meter el sobrecito poco le importa seguir renegando por cuatro años más. 

Vería con agrado que se vuelvan a realizar los debates entre los candidatos, los cuales eran televisados por Canal 4, y permitían que por la pantalla, los vecinos pudieran escuchar las "propuestas" de los distintos partidos. Posteriormente estos debates dejaron de hacerse, por la sencilla razón de que a la oposición no le convenía en lo más mínimo. Sobrero impuso su liderazgo, y fue así como le bastó con mostrar su gestión para ir ganando, una tras otra, todas las elecciones. Subestimarlo a "Tacho" es un error mayúsculo que muchos cometieron, y que lo pagaron caro al momento de contar los votos. No creo que la tendencia favorable al oficialismo en Lobos cambie, pero es probable que la brecha con la oposición (en particular con la UVC PRO), se acorte. De todos modos, como no he hecho ningún sondeo de opinión, me guío simplemente por lo que dice la calle. Bueno gente, es hora de dormir, y mañana me espera un dia agitado. Buenas noche. Punto final.

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...