3 de mayo de 2015

Boca-River, Capítulo 1


Terminó el Superclásico, y nuevamente "Boquita" se impuso a su eterno rival. Soy hincha de Boca de toda la vida, creo que como dije una vez, lo primero que me llamó la atención fueron los colores de la camiseta, y ver cómo se enfervorizaba la gente cada domingo cuando jugaba el equipo. 

Hoy, el equipo del Vasco ganó "a lo Boca": con huevos. Es cierto que ambos equipos tuvieron chances de convertir, pero lo liquidó Boca en cinco minutos. Y esos partidos tienen un sabor especial. Me hacen acordar al Argentina-Brasil del Mundial 1990: jugamos pésimo, pero ganamos. Esos partidos, en los que sufrís los 90 minutos pero después te desahogás, son los mejores, los que más se disfrutan. 

A diferencia de lo sucedido durante la desastrosa Dirección Técnica de Carlos Bianchi, donde el equipo ya entraba a la cancha derrotado de antemano, ahora los jugadores están motivados. Está claro que (a mi modo de ver), las dos manzanas que pudrían el cajón eran Riquelme y el propio Bianchi. Ahora que en el plantel no hay internas, se nota la diferencia. Creo que hay que seguir por la misma senda, no bajar la guardia, y cuidar a los delanteros de las lesiones. Hoy por hoy, Boca tiene el mejor equipo del fútbol argentino. Pero no podemos dormirnos en los laureles. Punto final.

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...