10 de agosto de 2017

Antes de la veda electoral...

Aquí estamos amigos, de nuevo al ruedo, tratando de pensar en el país más que en las elecciones, que son tan sólo una coyuntura. Me podrán decir que en estos comicios se definen muchas cosas, lo cual es cierto. Siempre me sentí defraudado por la clase política, y me gustaría que el voto fuese optativo, así terminamos de una vez con los punteros, sumado esto a la boleta única electrónica. 

Estas PASO serán un testeo, en base a los resultados, cada partido deberá redoblar sus esfuerzos para "convencernos" en octubre. Se ha gastado mucho dinero en publicidad y en proselitismo, y en parte es verdad lo que decían los K, que sin guita no podés hacer política. Por lo menos al principio, hasta que te das a conocer. Después, si llegás a algún cargo, ya tenés "la caja" asegurada. Y muchos más recursos para planificar una campaña. Como siempre, yo votaré a conciencia, no por lo que me digan o por lo que me quieran vender como salvación. Nunca voté en blanco, hubo casos en que tuve que elegir al "menos peor", como decidir entre Macri o Scioli. Pero esa instancia ya pasó, lo peor que te puede suceder es no sentirte representado por ninguno de los candidatos. Veremos cómo reaccionan los trolls y los asesores de campaña cuando llegue el momento de abrir las urnas. Punto final.

Los adolescentes y nuestra lógica incapacidad para entenderlos

Debo reconocer que a veces me decepciona un poco pensar que hay un número mayoritario de adolescentes que nunca leyeron un diario en papel (...