30 de marzo de 2018

¿Bajó la pobreza? No nos enteramos

Viernes por la noche en la ciudad. Caluroso Viernes Santo, en este otoño que se resiste a asomarse con plenitud. Pese a tratarse de un feriado, tuve un día bastante ajetreado, lo cual en mi caso implica hacer notas o reportajes, para así tener material que sea digno de publicar. Creo que debemos replantearnos varias cosas, como el hecho de que se haya anunciado que bajó la pobreza, conforme estadísticas del INDEC. Hay que tener en cuenta en base a qué variables se llegó a esa conclusión ( o resultado), y si se tomó dentro de ellas el aumento de las tarifas, peajes, y combustibles. Ya a partir de abril, tendremos un nuevo incremento en el gas, que rondará entre el 30 y el 40 %. El objetivo que se propone el Gobierno es eliminar por completo los subsidios, pero no hay gradualismo alguno como se pregona desde la Casa Rosada. Por el contrario, nos pegan un cachetazo atrás de otro. 

No es motivo para "celebrar" una disminución de la pobreza, más aún si observamos que los datos pertenecen al segundo semestre de 2017, y que mucha agua ha corrido bajo el puente en los casi 4 meses de 2018. Hoy por hoy, viajar a Buenos Aires, a los lobenses nos sale carísimo, y muchas veces debemos hacerlo no por placer, sino por una cuestión de salud o por cumplir con un trámite. Esto es consecuencia del aumento de los peajes, de la nafta y el gasoil. Podrán decirme que viajar en tren es económico, y es verdad. De hecho, yo he viajado varias veces por ese medio. Pero no es intención de este Gobierno, ni de ninguno en los últimos años, invertir en el ferrocarril, por eso el trayecto se hace interminable y las vías se encuentran en un estado vergonzoso, lo cual puede ocasional un descarrilamiento del vagón. 

Quienes trabajamos en calidad de autónomos, tratamos de no trasladar los costos de nuestros servicios al consumidor, o en tarifas de publicidad, pero llega un punto que se nota insostenible. Y no queda otra que hacerlo, apelando a la comprensión de aquellos que confían en el prestigio o calidad que tiene un medio de comunicación. Constantemente recibo mails con personas que se ofrecen para colaborar en mi diario digital, pero me gustaría pagarles lo que realmente se merecen, por lo tanto hasta que no pueda lograrlo, les digo cortesmente que no tengo presupuesto. No puedo delegar tareas en otra persona, y mientras el cuerpo aguante, seguiré así. Si algún día noto que la situación mejora, consideraré la posibilidad de incorporar a alguien que me ayude en la producción periodística. Punto final. 

Cuando lo insólito se vuelve costumbre

  Tenía la intención de escribir una nueva nota antes de que finalizara febrero, pero no fue posible. Simplemente no encontraba los horarios...