8 de junio de 2017

Nuestros amigos los Diputados

Estaba pensando en escribir algo sobre el vergonzoso aumento de los Diputados Nacionales, pero se ha escrito y dicho tanto, que quizás no merece la pena. Hacen política para enriquecerse. Son elegidos diputados o senadores y se "salvan" para toda la vida, primero por cobrar $ 137.000 brutos (sin descuentos) por mes, y segundo por la jubilación que en un futuro van a percibir. ¿Y quién les conoce la cara? Nadie, siempre están los más mediáticos o los presidentes de bloque que por ahí se hacen ver un poco por los medios, pero el resto entró como furgón de cola por la "lista sábana" y nadie sabe qué hacen, qué proyectos presentaron, ni para qué carajo están. Fíjense el caso de Menem, que cobra su pensión vitalicia como ex Presidente ($ 177.000), más la dieta de senador, más la jubilación, y eso sin contar todos los vueltos y las coimas que se llevó mientras fue Presidente. Tiene 86 años y quiere ir por la reelección como Senador por La Rioja. Y lo ves al tipo sentado, parece un fósil, pero permanecerá allí por los fueros, para tener inmunidad e impunidad, que es algo parecido a lo que busca Cristina. Hay un sector del PJ que fogonea la candidatura de CFK, y desde luego hay gente dispuesta a votarla. ¿Más de lo mismo? ¿Hasta cuándo? Dejemos de lado lo que hizo o dejó de hacer como Presidenta, lo vergonzoso es la ambición de poder, incluso sorteando para ello cualquier obstáculo legal. 
Lo más curioso son los 20 pasajes aéreos  y20 terrestres que reciben los Diputados. Si no los usan, les devuelven la guita. No señor, si no los usás, jodete, no es un toma y daca para hacerte unos pesos extra.

Entonces, es lógico que vos te sientas como un boludo, porque no te va a alcanzar la vida para ganar lo que se llevan estos tipos en un año, porque tenés hijos que educar y alimentar, porque llegás molido del laburo y cuando encendés la TV ves noticias como ésta. Hay gente que ni siquiera tiene idoneidad para ser legislador, los escuchás hablar y dan lástima, de manera que menos aún van a poder presentar un proyecto de Ley. Esto es una afrenta para los militantes barriales, los vecinos con los que podés estar de acuerdo o no, pero que al menos pegan afiches, hacen campaña por todos lados, mientras sus jefes políticos se llenan los bolsillos . Tengo la ingrata presunción de que, si seguimos así, no vamos a despegar nunca más. Habría que escracharlos uno por uno a todos estos que calientan su culo en una banca y nunca hicieron más que levantar la mano para votar. En fin, no me voy a dejar llevar por la indignación, no será la primera ni la última vez que esto suceda. Punto final.

El tiempo no para

"El tiempo es oro", solía decir Henry Ford, el magnate de la industria automotriz que cambió para siempre el modo de trabajar, con...