11 de septiembre de 2017

No dormirse en los laureles

Comenzó la semana, y hay que empezar a "remarla" nuevamente. Si bien trabajé bastante el finde, uno no se puede "dormir en los laureles", que en realidad no son tales. Los laureles, los sentís sin que nadie de lo diga, cuando estás convencido de que lograste una buena nota, y no interesa demasiado si ello repercute en la cantidad de visitas. Por supuesto, cuanto más gente vea el material publicado, mucho mejor, pero hay muchas veces en que tenés la satisfacción de haber hecho un buen laburo, y eso es lo mejor que hay, sin que nadie te lo digal. Del mismo modo, a veces sucede que te quedó una nota con sabor a nada, y sin embargo los lectores lo interpretaron de un modo diferente y recibiste muchas visitas y comentarios. Hay un libro de Wayne Dyer, psiquiatra americano, con un título que muchas veces nos identifica: "Evite ser utilizado". Esto implica, en parte, no hacer publicidad encubierta, ni mucho menos gratis, porque el costo de publicación tiene un precio, y si no estás dispuesto a pagarlo, es tu problema. Yo vivo de esto, y no le voy a dar espacio a ninguna empresa o comercio que no quiera pagar, más aún cuando te das cuenta de que plata no les falta. 

Ser un trabajador independiente y autónomo te hace sentir libre, pero recaen muchas obligaciones ante el Fisco, desde el Monotributo hasta muchísimos gastos que la gente no sabe, y no tiene por qué saberlo. Lo que sostengo, es que el laburo debe ser respetado, en primer lugar para jerarquizar la profesión, en este caso el periodismo. Y si no me querés dar una publicidad, no hay problema, amigos como siempre, cada uno seguirá su camino. Lo que es inaceptable es pretender, precisamente, ser utilizado. Punto final.

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...