3 de abril de 2017

Despertemos de la siesta y reaccionemos

Que prime la concordia y la convivencia en un país con tantas heridas por cerrar, es lo más cercano a la utopía. Que el Presidente desconozca cuánto gana de mínima un jubilado, es lamentable. Podría haber dicho: “no lo recuerdo en este momento”, o haber optado por cualquier salida elegante, pero arriesgó en un programa de TV una cifra de 9.000 pesos, casi 3.000 pesos más del haber mínimo. 

La famosa “grieta”, término que se acuñó en los años del kirchnerismo, no cesará en la medida que entendamos el respeto a las instituciones. Los sucesivos gobiernos democráticos que nos defraudaron en los 34 años de vigencia del Estado de Derecho se sirven de las mismas prácticas que supimos conocer: asistencialismo, clientelismo, nombramientos por amistad y no por mérito e idoneidad. No es menos cierto que hay un sector que pretende desestabilizar al Gobierno Nacional, y que tiene a su disposición canales de noticias, radios, diarios, la mayoría de ellos propiedad del empresario K Cristóbal López. 

Es preocupante que los asesores de imagen de Cambiemos estén más pendientes de Facebook y Twitter como medios de comunicarse con la ciudadanía, en lugar de salir a caminar la calle, tomar nota de los reclamos de los millones de argentinos, sin distinción de quienes votaron a este Gobierno y quiénes no. La Constitución dice: “El pueblo no delibera ni gobierna sino a través de sus representantes”. Pues bien, nuestros representantes dejan mucho que desear. Mientras tenemos un 30 % de pobreza, cierran las fábricas, y las economías regionales están en crisis, salimos a “buscar inversiones” a España y Holanda, que no desembolsarán un centavo hasta que no haya reglas claras y previsibles. Además, y por obvio que resulte decirlo, los empresarios no están para hacer beneficencia: si no ven la posibilidad de obtener un rédito económico buscarán otros destinos más sustentables para radicar sus industrias. Brasil (que tiene profundas desigualdades sociales del  mismo modo que Argentina), es el país del Cono Sur con mayor cantidad de empresas extranjeras, tiene enormes polos industriales como la Zona Franca de Manaos, y ellos exportan productos manufacturados mientras nosotros seguimos con el modelo agroexportador del Siglo 19. Algo está fallando: si tenemos ingenieros electrónicos de excelencia, un capital humano excepcional, ¿Cómo es posible que no se pueda fabricar bienes de consumo, electrodomésticos, con los mismos estándares de calidad de los países del Primer Mundo? La mano de obra barata de las economías asiáticas conspira contra eso, justo es decirlo, pero es hora de que se brinden los incentivos para que Tierra del Fuego no se dedique sólo a ensamblar componentes importados, sino que los mismos se produzcan acá. No será de un día para el otro, pero es un compromiso que nos debemos si nuestro deseo es jerarquizar la producción nacional. Punto final.

Debut 2024

Hoy retomé la nueva temporada del programa de TV: Quién iba a decir que llegaría a tener 5 años de continuidad entrevistando a vecinos de Lo...