13 de abril de 2017

Hacer la guerra detrás de un monitor

Luego de un prolongado paréntesis, volví a tener tiempo (y ganas) de escribir, de intentar esbozar una idea sobre lo que nos pasa. Vivimos en una sociedad cada vez más intolerante y ofuscada consigo misma. Es decir: ni nosotros mismos nos soportamos. La escalada de violencia no se detiene, y muchos prefieren agredir detrás de un monitor que mantener una disusión un poco más sensata en forma personal. Hoy por hoy, cualquier opinión política que publiques en Facebook da lugar para que te puteen, te insulten, o se haga una cadena interminable de comentarios a favor y en contra. A favor y en contra de los docentes. A favor y en contra del Gobierno. A favor y en contra de cualquier cosa que te puedas imaginar. El juego es contradecir al otro, generarle irritación, provocar, siempre con escasos argumentos. Estamos peor que en los años del kirchnerismo, cuando la división o la grieta se daba entre quienes leían Clarín y quiénes no. Los que fogoneaban la Ley de Medios y los que se oponían. El conflicto con el campo en 2008. Pues bien, todo eso parece un cuento de hadas comparado con lo que estamos viviendo. 

Antes, la gente se sentaba en un bar con un grupo de amigos, tomaba un café, discutían de política, y así pasaban las horas, comentando las noticias de los diarios o simplemente el pulso de la actualidad. Después cada uno de iba a su casa y listo, está claro que no iban a arreglar el mundo. Pero al menos, había la posibilidad de disentir, cuestionar, indagar. Estoy hablando de hace por lo menos 30 años atrás. Hoy todo eso no existe. De hecho, yo casi no uso Facebook salvo para hacer algún comentario intrascendente o para promocionar mis publicaciones. Es el "todos contra todos". Y bastantes problemas tiene uno en el plano personal como para perder tiempo respondiendo comentarios estúpidos. No acepto ni tolero la agresión, no se puede justificar de ningún modo, de lo contrario entraríamos en una "cyber guerra" de nunca acabar. Yo tengo mis convicciones firmes, y nunca claudiqué en ello. Seguramente quien está del otro lado también las tendrá. Es increíble el enfrentamiento, y más aún ese modo encubierto de agredir publicando cartelitos o "memes". Somos gente grande, déjense de joder, no malgasten la vida perdiendo el tiempo en una red social, ¿no es mucho mejor acaso tomar unos mates bien cebados escuchando radio? ¿Compartir una cerveza y una picada? O lo que sea, pero que nos haga sentir más humanos y menos bestias. Punto final.

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...