1 de mayo de 2017

Los dinosaurios del Congreso

Lunes, Día del Trabajador. No estamos viviendo precisamente un momento ideal para celebrar, con índices de desempleo preocupantes. En lo personal, hoy trabajé como cualquier día del año, anduve a media máquina, pero trabajé y redacté varias notas. A veces me fastidia el cuentito de los "planes descansar", como les llaman, porque de un caso particular que conocer, meten a todos en la misma bolsa. Hay gente que realmente necesita un plan para subsistir, y siempre habrá otros que se gastan la guita en cualquier otra cosa. Lo ideal sería desentrañar la maraña de planes, subsidios, y otras yerbas, y establecer reglar claras de forma tal que haya un monitoreo de quien recibe el beneficio y qué destino le da. Y también discutí una vez con varias personas por considerar que la Asignación por Hijo NO es asistencialismo, no es que va un puntero político a tu casa y te deja el sobre, se cobra con una tarjeta en el cajero. Lo sabe todo el mundo, pero parece que algunos no la quieren entender. No soy kirchnerista ni nada parecido, sostengo mis ideas más allá de una gestión de Gobierno.
Podemos debatir si está bien otorgado, o lo que fuere, pero existe la cultura de que estamos "manteniendo vagos". 

Más vagos son los ex presidentes que cobran una pensión vitalicia, como Menem que se lleva $ 177.000 por mes (Fuente: La Nación). Más vagos son los diputados y senadores que se duermen en sus bancas o que se ponen a jugar con el celular como si fueran chicos. Y se llevan más de $ 90.000. Por Dios, pensar que esos inútiles son nuestros representantes y son los que legislan, tienen una responsabilidad superlativa y la mayoría entró como embudo al Congreso por la famosa "lista sábana". Y se drogan, obvio. Los memoriosos se acordarán que Alberto Lestelle, Secretario de Lucha contra el Narcotráfico de Menem, denunció que muchos (no dio nombres) se daban nariguetazos en los cuarto intermedio. Al otro día lo rajaron. Pero no desmintieron lo que dijo, lo cual es aún peor. Un tercio de los diputados y senadores no tiene título universitario (Fuente: La Nación). Se meten en política, hacen "caja", y se salvan para toda la vida, porque además de cobrar la dieta durante el tiempo de mandato, se jubilan con sumas exorbitantes. Un legislador tiene mandato por 6 años, más que el propio Presidente. Ellos saben que no les conviene la implementación del voto electrónico. Porque se les acaba el fraude, el negocio de los punteros, y toda la corruptela electoral. Por lo tanto, sepamos dónde están los ñoquis de verdad, los pescados gordos, y no carguemos tanto las tintas por un subsidio o plan social. Punto final

Cuando lo insólito se vuelve costumbre

  Tenía la intención de escribir una nueva nota antes de que finalizara febrero, pero no fue posible. Simplemente no encontraba los horarios...