11 de octubre de 2017

Típico exitismo argentino: ¿era necesario?

Qué exitistas somos los argentinos, por favor...anoche la Selección se aseguró el agónico pase al Mundial venciendo a Ecuador (sí, Ecuador, no Brasil u otra potencia mundial), y ahora resulta que Messi es Dios...cómo será el grado de irracionalidad de algunos, que hasta habían vallado el perímetro de la sede de la AFA en el hipotético caso de que Argentina se quedara fuera del Mundial y se produjeran inicidentes en una suerte de "que se vayan todos". Por supuesto que es gratificante ver al equipo en Rusia 2018, pero si no hubiese sido así, ¿qué nos hubiera pasado? Pues bien: nada, absolutamente nada. No afecta la economía, no reduce la pobreza, no fomenta el empleo,  que 11 tipos vayan a disputar la máxima competencia. Debemos dejar las pasiones de lado y dejar de hacer de los resultados deportivos una cuestión nacional. Islandia, un país perdido en el mapa con  331.000 habitantes, se clasificó por primera vez en su historia, con un equipo cuasi amateur (sólo el 20 % del plantel está fichado profesionalmente), y con un entrenador que se gana la vida como dentista (Fuente: Clarín). Los islandeses van felices a Rusia: será su debut y no tienen nada que perder.

Es realmente lamentable advertir hasta qué punto nos exacerbamos, y ahora debo decir, aunque muchos me puteen, que Argentina no se merecía estar en la cita cumbre del fútbol mundial. Todo el desarrollo de las Eliminatorias fue bochornoso, con jugadores que ni siquiera corrían, deambulaban en la cancha sin saber bien qué hacer, con tres DT que pasaron por este proceso, porque la entidad madre del fútbol argentino creyó que todo se resolvía mágicamente cambiando el entrenador. Se sabe: es mucho más fácil echar a una sola persona que hacer "limpieza" y presentar un plantel completamente nuevo, apostar a una renovación sin mirar a Europa solamente.  Nadie es imprescindible, ni siquiera Messi.

Tener que llegar a la última instancia, al último partido, para tener la posibilidad de disputar un Mundial, habla muy mal de este equipo. Y aquí es menester hacer memoria, no quedarnos con los tres goles que metió Messi, ni con un rendimiento aceptable que hubo frente a un rival que ya estaba eliminado y fuera de carrera, pero que aún así...nos metió un gol a los 38 segundos!!!

Si Argentina hubiera quedado fuera, más allá de los opinólogos de turno, se venía -inexorablemente- un proceso de depuración, que en las actuales circunstancias no se va a dar. La última vez que la Selección quedó fuera de un Mundial fue en 1970, pero esa "tragedia nacional" propició contratar a un tipo como Menotti, clasificar al Mundial siguiente de 1974, y ser Campeones en 1978. Por primera vez y en casa, aunque aquella Copa del Mundo todavía esté signada de sospechas y manejos espurios de parte de la dictadura de entonces.  Insisto, por supuesto, al igual que la mayoría que vieron el partido, grité los goles, y tuve esa sensación de alivio como hincha. Pero no caigamos en incoherencias, en suponer que estos jugadores son todos cracks como en la Playstation. Nos estaríamos engañando a nosotros mismos, fabricando la ilusión de un equipo que no existe, no es real, y que anoche ganó ante un rival débil. Ya está, "el gran anhelo nacional" se cumplió, ahora sigamos viviendo pensando en cómo solucionar problemas más acuciantes y prioritarios. Punto final.-

Los adolescentes y nuestra lógica incapacidad para entenderlos

Debo reconocer que a veces me decepciona un poco pensar que hay un número mayoritario de adolescentes que nunca leyeron un diario en papel (...