4 de junio de 2022

El Desfile

Muchas veces he tenido que lidiar con miles de quilombos, personales o de laburo, y es entonces cuando surge una nimiedad y estallás de la furia. No es ni más ni menos, que la "gota que colmó el vaso". Es digno de analizar como fenómeno sociológico, que buena parte de la población mundial esté recurriendo a la meditación o a la espiritualidad, a estrategias que no incluyan solamente tragar pastillas. Básicamente, a tomarse unos minutos para respirar, relajarse, mirar hacia adentro. Debo decir que a mí no me funciona, lo he intentado pero no logro quitar transitoriamente de mi mente esa preocupación que me mantiene en un estado de alteración o disgusto. Sea como fuere, cuando eso pasa trato de permanecer el mayor tiempo posible fuera de casa, porque ni mi familia ni mis seres queridos tienen la culpa de la maldita vorágine o de que a menudo no consiga una dosis de tranquilidad para poder "bajar un cambio", digamos. Si puedo descansar bien por la noche, ya al día siguiente mi predisposición será distinta, aunque no haya podido resolver del todo eso que me genera tensión. Y esta semana que está finalizando, hizo que me metiera entre las sábanas más pronto, porque el frío imperante no daba lugar para salir si no hay una razón valedera para ello.

Mañana será el desfile de Lobos, y con una duración estimada de 3 horas, insume una gran dosis de paciencia, porque de lo contrario el trabajo que implica cubrirlo quedará a medias, y no es ésa mi intención. De todas maneras, es imposible sacar una foto de cada una de las 120 delegaciones, y más aún, publicarlas. Cada foto que publico por lo general tiene unos leves retoques para que se vea con más nitidez, por no mencionar que hay que reducir la calidad o resolución de las mismas, porque si le metés 120 o 130 fotos de una a la página, el servidor terminará colapsando. Pero bueno, hace ya varios años que cubro este tipo de eventos, y sé cómo manejarme. Yo no vendo fotos, me sucede con frecuencia que cuando saco una de la escuelas equis alguien me la pide, pero no soy fotógrafo profesional, por eso en el mejor de los casos que me pasen un mail o un número de WhatsApp y se la envío sin cargo, sin compromiso alguno de ambas partes. Para cobrar por una foto, reitero, debe ser tomada por un profesional y que además tenga "cancha" para cubrir eventos sociales, no sólo un desfile, sino también cumpleaños, agasajos, esas cosas. Yo no llego sacar fotos de todos los centros tradicionalistas, generalmente porque son los últimos en desfilar y para ese momento tanto la batería del celular como de la cámara están casi agotadas. Hacer una galería de más de 100 imágenes es posible, pero el esfuerzo que significa elegirlas una por una debe estar compensado por el interés de la gente en verlas. Además, los discursos del Intendente o del funcionario de turno, si son largos, terminar siendo tediosos y aburridos, uno no ve la hora de que finalicen lo que quieren decir para dar comienzo formal al Desfile. Ellos, las autoridades, lo pueden ver desde un palco, pero los periodistas andamos de aquí para allá, es nuestro trabajo y no hay motivos para quejarse de eso, pero de vez en cuando está bueno que te valoren un poco. Pero quizás hay que encontrarle la vuelta al Desfile, para que el resto de los vecinos concurra a verlo y no solamente aquellos que tienen a un hijo cursando en una determinada escuela. Como mencioné antes, hay ciertas formalidades a seguir y que requieren de organización, pero una sorpresa, algo inesperado, siempre llama la atención. 

Pero por otra parte, si cada vez hay más delegaciones, es porque hay más instituciones interesadas en darse a conocer, y no se le puede negar a nadie ese derecho, ni tampoco correspondería que lo hagan. Cuesta darle dinamismo y fluidez al paso de cada una de las entidades, pero desde que vengo cubriendo esto, siempre ha sido así. Lo más curioso es que no es algo que se instituyó o estableció desde hace muchos años: contando el de mañana, el tan mentado desfile de realizó 25 veces, y comenzó durante la gestión del ex Intendente Erriest. Siempre hay gente que se queje por todo, además de mí. Años atrás, los remiseros eran los primeros en reclamar porque se les dificultaba circular y hacer los viajes, pero como casi ninguna agencias de remises funciona hoy por hoy los domingos, no será impedimento, pienso yo. Se parecen a los cuestionamientos por el desfile de la Tradición. Señores, es una vez al año, y ni siquiera durante todo el transcurso del día, habrá quienes gusten presenciarlo y quienes no, y también los canales locales seguramente emitirán en directo todo el desarrollo del mismo para quienes no puedan o no quieran ir. En mi rubro, el principal atractivo son las fotos, y trato de esmerarme en eso, porque lo demás son apostillas o comentarios que uno va recogiendo de la gente, además del discurso oficial. Veremos cómo evoluciona todo, ya no me enrosco más en estas cosas, si tenemos en cuenta que lo único que puede variar es el vallado de las calles, el acceso al público, y no muchas cosas más. Nos estamos viendo pronto, tal vez mañana cuando haya cumplido con la tarea. Punto final. 


No hay comentarios.:

Debut 2024

Hoy retomé la nueva temporada del programa de TV: Quién iba a decir que llegaría a tener 5 años de continuidad entrevistando a vecinos de Lo...