18 de junio de 2022

Seguir al rebaño

 Siempre tuve desconfianza ante "lo nuevo", aunque en algún momento termine imponiéndose para dejar atrás un montón de cosas que parecerán anticuadas u obsoletas. Un ejemplo es Instagram. La verdad es que, desde que cobró relevancia,  me pareció bastante al pedo y lo uso muy poco, pero habrá que adaptarse como sucede con todo. Facebook tiene casi 20 años, lo cual es un tiempo considerable, y lanzó Instagram apuntando hacia un segmento joven, pero a su vez, surgen estos diseñadores que se autodenominan "Community Manager", y la mano viene así: Si vos querés lanzar un negocio, te "ayudan" a manejar las redes (por supuesto que nada es gratis). Yo podría darle volumen y contenido periodístico, pero el diario en sí mismo me lleva mucho tiempo, y una vez que escribo el último punto de una nota y le doy publicar, ya está. Pienso que, cuando el material es interesante, se vende solo, tarde o temprano. Por supuesto que nunca está de más promocionarlo. Al principio cuesta encontrarle la vuelta, porque no sabés a qué segmento o target de público te estás dirigiendo. Cuando descubrís eso, el contenido (y la forma de redactar) lo vas adaptando a tu audiencia, o a la gente que te suele leer o seguir por las redes. 

Con los celulares o la tecnología en general pasa lo mismo, me resistí bastante a tener un teléfono táctil, hasta que todos comenzaron a fabricarse así, entonces, ya no había teclas, ya que esos aparatos quedaron relegados para personas mayores que no necesitan muchas funciones y se arreglan con un equipo básico, sin conectividad.

No es lo mismo hacer un video en vivo para FB o Instagram, porque son dos públicos diferentes. Y la mayor competencia parece ser la de sumar "seguidores" que vean y reaccionen ante lo que estás transmitiendo. En dicho caso sí es importante contar con un buen celular, para que la imagen salga lo más nítida y prolija posible, tanto en fotos como en video. Pero, aunque vos creas saber hacia qué público te dirigís, muchas veces si ocurrió algo muy impactante, podés sobrepasar ese nicho, como es el caso de un accidente donde lamentablemente alguien falleció. 

Los periodistas que tenemos formación en la gráfica, no nos acostumbramos del todo a estos cambios, pero no hay otra alternativa que hacerlo. A veces la nota que uno escribe termina deslucida respecto de lo que puedas grabar "en vivo y en directo", digamos. Ayer me puse a ver todo este tema de los videos de Tik Tok, de hecho nunca había grabado uno, y por lo que pude indagar, la idea es que sean divertidos y breves. Pueden servir para promocionar algo, pero la aplicación pide demasiados datos pesonales y se vuelve bastante invasiva. Es similar a lo que vemos con aquellas destinadas a conseguir pareja, como Match o Tinder. Lo más sorprendente es advertir cómo está todo vinculado con FB e Instagram, porque para usar Tik Tok necesitás una cuenta de alguna de esas redes sociales, o permitir el uso de ellas. Claro que, si le das "Permitir"o "Aceptar" a todo, no vas a tener problemas, sólo que es algo me a mí me cansa un poco, excepto que realmente me traiga un beneficio, como vemos con los podcasts, o con Spotify. No lo sé, quizás me estoy convirtiendo en un dinosaurio y en algún momento me veré obligado a claudicar para seguir al rebaño. Nos estamos viendo pronto. Punto final. 

No hay comentarios.:

Cuando lo insólito se vuelve costumbre

  Tenía la intención de escribir una nueva nota antes de que finalizara febrero, pero no fue posible. Simplemente no encontraba los horarios...