15 de junio de 2015

DIEZ AÑOS JUNTO A VOS


Como no podía ser de otra manera, ayer (domingo), concurrí a la presentación del terce libro de mi hermano Mariano. Lo que me parece oportuno destacar, despojándome por un momento del vínculo que nos une, es la voluntad que tienen los jóvenes de nuestra ciudad para escribir. Y como yo, HACE DIEZ AÑOS, la vengo remando con este blog, hay otros que le buscan una veta diferente. Como los lectores podrán advertir, yo en este espacio no hago literatura, es decir, no escribo ficción. Son reflexiones mías, algunas de las cuales, quizás, podrían encuadrarse como breves ensayos, o pequeñas viñetas de la vida cotidiana: cosas que me pasan y que me interesa compartirlas con vosotros.
 Mis pretensiones son modestas, como lo fueron cuando empecé con este proyecto, el 30 de junio de 2005. Mucha agua ha corrido bajo el puente, yo cambié, el país cambió, pero las ganas de escribir prevalecieron, caso contrario este blog no estaría en el ciberespacio durante casi una década, con "posts" (textos), que se actualizan casi todos los días. Hay más de 1.000 notas publicadas, y todos quienes así lo deseen pueden consultar el archivo, año por año, mes por mes, en el lateral izquierdo del blog.

Tal vez sea un poco "mirarse el ombligo", pero se trata de una cuestión de autoestima, y de decir que cuando muchos me ven talento para escribir literatura, me parece que no es lo mío. Tengo un par de cuentos escritos, pero no son suficientes como para publicar un libro ni mucho menos. Y tampoco sé si están bien logrados. Creo que debería hacérselos leer a una persona con mayor experiencia que yo, para que me dé su opinión o su juicio de valor, me guste o no, porque ante todo prefiero la sinceridad. No sirve para nada que te mientan o que "te soben el lomo". Si bien uno mismo suele darse cuenta si escribe algo más o menos decente, yo siempre valoro la opinión y el consejo de personas que me emitirán "un juicio de valor inapelable". Y quién te dice, capaz que dentro de unos meses, la inspiración vaya fluyendo, y siguiendo los pasos de mi hermano, pueda ir redactando más cuentos y darlos a conocer. Buena semana, amigos. Punto final.

Cuando lo insólito se vuelve costumbre

  Tenía la intención de escribir una nueva nota antes de que finalizara febrero, pero no fue posible. Simplemente no encontraba los horarios...